Trump: ¿Fin de un Internet libre y abierto?

Los cambios que ha realizado el presidente Trump durante su mandato, ya llegaron a Internet. Como hombre de negocios no es extraño que intervenga en todos los servicios que se les entrega a los ciudadanos, ya que de una forma u otra todo genera más ingresos, más dinero. Ahora le llegó el turno a Internet y la Ley de neutralidad fue derogada a mediados de diciembre de 2017.

Trump y el fin de un Internet libre y abierto 

Trump no sólo será recordado, entre otras muchas cosas, por eliminar el plan migratorio aprobado por su antecesor Obama, por la iniciativa de construir un nuevo muro a lo largo de la frontera entre EEUU y México, o por oponerse a las regulaciones del cambio climático (como el Acuerdo de París), a partir de ahora también será conocido por ser quien acabó con el Internet que todos conocemos, el Internet libre y abierto.

A mediados de este mes de diciembre la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos aprobó la derogación de la denominada “ley de neutralidad de Internet” impulsada en 2014 por Obama.

Ley de neutralidad de Internet

Dicha ley trataba de proteger la igualdad entre todos los usuarios de Internet, proporcionando los mismos derechos de acceso a internet tanto a empresas y particulares, como a los proveedores del servicio.

Con ella se consiguió regular Internet como un servicio público, como la electricidad o el agua, e impedir que los proveedores de telecomunicaciones pudieran ralentizar, bloquear o llegar a cobrar más al usuario por priorizar contenidos online, como la visualización de vídeos.

Desde el momento que fue aprobada la ley, surgieron los detractores que la criticaban, puesto que decían que no tenía sentido regular Internet mediante el mismo marco que regula la telefonía, ya que frenaba la inversión e innovación. Sobre todo fueron las grandes empresas de telecomunicaciones las que criticaron la ley de neutralidad, viendo como perdían la oportunidad de tener importantes beneficios pudiendo discriminar a usuarios o sitios web en función de lo que cada uno de ellos pagase.

Por ejemplo, una empresa como Netflix que permite el visionado de series o películas online, tendría que pagar para conseguir que sus clientes tuvieran un servicio más rápido y de calidad que el resto de usuarios de Internet, para que les permitiera poder ver las películas online sin cortes y a la velocidad adecuada.

Consecuencias de la derogación de la ley de neutralidad de Internet en EEUU

De entrada, supone acabar con la igualdad de todos los usuarios de internet en las redes, puesto que las grandes empresas de telecomunicaciones no tardarán en establecer un sistema de diferentes velocidades de navegación en función de lo que pague cada usuario.

Entre las noticias consultadas había una que hacía una comparativa del nuevo Internet que estaba por venir en EEUU con el tipo de carreteras existentes: habrá las autopistas de pago con carriles rápidos (el Internet para ricos), y las carreteras locales con carriles lentos (el Internet para pobres). En función de lo que estés dispuesto a pagar obtendrás un servicio u otro.

Sería parecido a los packs que actualmente tenemos en algunas televisiones de pago, pero adaptado a los diferentes servicios que obtenemos por internet: si quieres el paquete de redes sociales por internet (Twitter, Facebook, Instagram,…) paga 6€, si además quieres añadir el pack de música (Spotify, etc) 3€, para mensajería (Skype, Telegram, WhatsApp, etc.) 5€ más, y así iríamos sumando los diferentes packs a lo que pagaríamos por usar Spotify, más la tarifa de datos en el móvil o en casa.

Las empresas que ofrecen sus servicios a través de Internet han puesto el grito en el cielo, puesto que el uso masivo de datos que conllevan sus negocios puede acaparar el ancho de banda, y por tanto los proveedores de Internet posiblemente lleguen a cobrarles tarifas especiales si quieren que su negocio disponga de un servicio de Internet premium que beneficie a sus clientes. Las grandes empresas como Amazon, Netflix y Google, seguramente no tengan problemas en abonar la tarifa que solicite el proveedor de internet, pero las empresas pequeñas, o aquellas que se inicien lo tendrán difícil.

Aunque los primeros que sufrirán las consecuencias de la derogación de la ley de neutralidad de Internet serán las empresas que ofrecen sus servicios a través de ella, si quieren disponer de un acceso más rápido a internet, los usuarios estadounidenses serán los que acaben viendo reflejada en las tarifas a pagar por esos servicios un aumento. Es normal que, si Netflix ha de pagar una tarifa de internet elevada para poder ofrecer el visionado de sus películas y series con la mejor calidad, sus productos sean más caros para poder compensar la tarifa de internet.

Hay quien dice que cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pongas las tuyas a remojar, pero parece que en Europa de momento a los usuarios no nos afectará la no-neutralidad de Internet estadounidense, puesto que el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea en 2015 ya regularon una serie de normas para la defensa de la neutralidad en la red. Eso sí, hay quien dice que puesto que los proveedores de telecomunicaciones en Europa son los mismos que dominan a nivel mundial, puede ser que presionen para intentar llevar el modelo que quedará en EEUU a otros países.


La formación del área de ciberseguridad es un área completa de Iniseg, el Instituto de Seguridad Global de Aucal y que presenta un catálogo formativo competente y atractivo para quien quiera especializarse en el sector.


Fuentes consultadas:

http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-42359904

http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-42315967

https://elpais.com/internacional/2017/12/14/estados_unidos/1513217068_301815.html

https://www.elespanol.com/economia/empresas/20171214/269474191_0.html

http://www.bbc.com/mundo/noticias-42347631

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Un comentario

  1. Esta situación crea una enorme inseguridad al usuario. Como podemos saber que webs cobrarían por el hecho de visitarlas y cuales no? Como podríamos navegar libremente sin saber cuanto nos puede costar?
    Voy a plantearles un escenario que podría darse.
    Yo soy diseñador gráfico y creo videojuegos, aprendo mucho con youtube, gracias a compartir conocimientos con otros diseñadores e informáticos. Se volverá youtube de pago por el simple hecho de visitarlo?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*