David Odalric

Entrevista a David Odalric, profesor y analista en geoestrategia internacional y terrorismo yihadista

David Odalric de Caixal i Mata, no es solo un miembro del profesorado de  nuestra institución, sino que también es colaborador estratégico de la extensión de INISEG por América Latina.

Conozcamos a David Odalric

Es coordinador académico del área formativa de Terrorismo y defensa de INISEG, director de los másteres en Geoestrategía Internacional y Terrorismo Yihadista y el de Historia Militar.

David Odalric ya es veterano en nuestro blog de seguridad. En ocasiones anteriores nos comentaba en una entrevista cuales eran los secretos de la amenazada del terrorismo en América Latina. Pero esta vez, nos ha brindado la oportunidad de poder preguntarle cuál es su papel en INISEG y cuál es el contenido que van a poder aprender los alumnos en nuestros másteres.

cómo ser analista de inteligencia

¿Qué supone para ti ser el director del Área Formativa de Terrorismo y Defensa de INISEG?

Para mí, ser el Director de esta Área, y a su vez Director del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista –OCATRY es una gran responsabilidad y sobre todo un gran reto profesional, el poder aportar mi granito de arena a la potenciación y difusión de la Cultura de Seguridad y de la Defensa ante la amenaza latente del terrorismo yihadista.

Quiero ofrecer a las herramientas necesarias para que los profesionales puedan formarse y obtener la información necesaria para enfrentarse al terrorismo con más conocimientos. Y sobre todo el poder concienciar a los alumnos ante el peligro al que se enfrenta la sociedad.

También eres el director académico de los másteres universitarios de: Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista, y el de Historia Militar en INISEG: ¿Cuál es tu opinión frente a otros másteres en el mercado?

Las diferencias con respecto a otros programas, es su programa oficial y la posibilidad de seguir formándose en la Escuela Internacional de Doctorado de INISEG. Aunque lo más destacado, creo que sería nuestra metodología, el contenido, el enfoque y sobre todo el profesorado.

¿Cuáles son las novedades que aportan estos másteres?

Como novedad destacaría la idea de que los alumnos, una vez terminado el Máster puedan realizar visitas a las instalaciones policiales, militares o de inteligencia.

No obstante, también se da la oportunidad de aquellos alumnos que superen el Máster y deseen formar parte de los grupos de investigación que se crearan dentro del Área de Terrorismo y Defensa podrán participar y colaborar como analistas en el Observatorio (OCATRY).

¿Cómo valoras el claustro de profesores de estos másteres?

Los profesionales que formar parte del profesorado son de alta calidad, no son solo profesores universitarios, con una amplia experiencia académica, sino que son profesionales de las Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Servicios de Inteligencia, con lo que podrán aportar a los alumnos mucho más que un contenido teórico, sino una amplia experiencia práctica sobre el terreno en sus diversos campos

En cuanto al máster de Historia Militar, ¿Qué nos ha aportado el pasado para comprender el presente y planificar el futuro?

El máster oficial de Historia Militar analizará, a través de los contenidos académicos de su programa, los conflictos bélicos como disciplina de las humanidades enfocada al registro de estos conflictos armados de la historia del hombre y su impacto en las sociedades, sus culturas, economías y cambios en las relaciones internacionales.

Este máster no se limita al estudio de batallas y guerras, sino que se interesa también por la evolución de los materiales, del armamento, la táctica y la estrategia.

En sus módulos veremos cómo se componen todos aquellos eventos de la historia humana que pueden ser considerados como pertenecientes a la categoría de conflictos sociales generalizados. 

La actividad militar ha sido un proceso constante durante miles de años, y las tácticas, estrategias y metas de las operaciones militares se han mantenido inmutables en lo básico a lo largo de los milenios. Esto lo hace muy atractivo como programa formativo.

La amenaza del terrorismo endógeno en Francia

Mediante el estudio de la historia militar se tratar de aprender de los errores y y así mejorar su actuación al insuflar en sus comandantes la capacidad de percibir paralelismos históricos durante una batalla y así poder maximizar las lecciones aprendidas de la misma.

Las principales áreas, incluyen la historia de las guerras, batallas y combates, la historia del arte militar y la historia de cada servicio militar específico.

Hay varias formas de categorizar la guerra. Este máster muestra todas las esferas que usualmente se integran dentro de los conflictos bélicos de la historia: guerra convencional, guerra no convencional, guerra de alta o baja intensidad. 

Me podrías hablar sobre las principales amenazas para la seguridad mundial en materia de Terrorismo Yihadista hoy día para saber a qué nos enfrentamos.

1. Atentados terroristas: De la panoplia de las amenazas no convencionales a las que se enfrenta la seguridad nacional, el terrorismo en sus diversas formas, es aquella que proyecta una amenaza más directa a la vida y la seguridad de los ciudadanos, además de poner en riesgo infraestructuras, suministros y servicios críticos.

2. Ciberamenazas: La rápida y constante evolución de las oportunidades que ofrece el ciberespacio para la realidad diaria de las personas, empresas e instituciones, ha convertido este ámbito en un espacio más en el que la Seguridad Nacional puede verse comprometida.

3. La proliferación de armas de destrucción masivas (nucleare, química y biológica) y sus sistemas de lanzamiento (como misiles balísticos y de crucero) supone, además de un elemento desestabilizador, una grave amenaza para la paz y seguridad internacionales.

4. Vulnerabilidad de las infraestructuras críticas, estratégicas y los servicios esenciales: Los servicios esenciales, proporcionados en su mayor parte por las denominadas infraestructuras críticas, garantizan la seguridad de los ciudadanos, su bienestar social y económico, su salud o el mantenimiento de las funciones sociales básicas, así como el eficaz funcionamiento de las instituciones del Estado y las Administraciones Públicas. Por ello, la perturbación o destrucción de cualquiera de estos activos puede tener impacto directo sobre la Seguridad Nacional.

5. Los flujos migratorios irregulares, debido a las dinámicas que han experimentado en las últimas décadas y al incremento de su volumen, se han transformado en un  fenómeno con implicaciones para la política de seguridad. Así, nuestro país, al igual que en el resto del entorno europeo, se enfrenta a múltiples desafíos derivados del asentamiento de las corrientes migratorias irregulares

¿Qué papel le corresponde a España como actor de este escenario?

El papel de España es esencial, por sus situación estratégica, la Seguridad Nacional contribuye a afianzar los elementos vertebradores de la España del siglo XXI: su sistema democrático, su sociedad plural y abierta, su rica diversidad territorial y lingüística, su nivel de desarrollo socioeconómico y su condición de país dotado de un legado histórico diferencial y de una lengua y una cultura globales. Estos aspectos son importantes para entender los objetivos que hoy propugna España en factor primordial y decisivo de la Estrategia de España es la Geografía.

España es nación atlántica y es también nación mediterránea. Geográfica e históricamente, España es de Europa y por ello es parte de Occidente. También es marítima por su configuración y por su dependencia económica del mar. Por su desarrollo industrial está más próxima a los países desarrollados que a los del Tercer Mundo. El factor estratégico destacado de la geografía y de la estrategia española son los archipiélagos balear y canario que, con el Estrecho de Gibraltar, señalan el eje estratégico nacional.

Podríamos definir como ‘Estrategia el arte de la dialéctica de las voluntades, que emplean la fuerza para resolver un conflicto” Con la aprobación de la mencionada Estrategia de Seguridad Nacional (ESN), titulada “Un proyecto compartido”, por el Consejo de Ministros el 31 de mayo de 2013, España dispone –como hacen las principales naciones de nuestro entorno– de un documento estratégico de primer nivel que abarca, de forma integral y amplia, todos los aspectos que afectan a la ‘Seguridad Nacional’. El documento, que como es conocido supone una revisión de la Estrategia Española de Seguridad de 2011, persevera en el enfoque integral de la Seguridad Nacional, hace un diagnóstico de nuestro entorno de seguridad, concreta los riesgos y amenazas a los que se enfrenta España en un mundo en constante transformación, define líneas de acción estratégica y,  sobre todo, diseña un sistema institucional flexible para potenciar la actuación coordinada de todos los instrumentos existentes.

Por tanto, la representación de España como defensa de nuestros intereses y de nuestra seguridad es esencial en las actuaciones llevadas a cabo por las misiones internacionales de nuestras Fuerzas Armadas que siendo desplegadas en la zona del Sahel, protegen nuestra línea de defensa en el sur para evitar la llegada de flujos de inmigrantes, terroristas y del crimen organizado.

¿Cuál es la vigencia actual y futura de los servicios de Inteligencia en el contexto internacional?

Tras el hundimiento del bloque soviético, los servicios de espionaje occidentales pasaron por una serie de fases que reflejaban muy claramente las preocupaciones de los políticos de la época.

Primero llegó lo que se conoce como dividendos de la paz, cuando los políticos se cuestionaron la necesidad de seguir manteniendo los costosos monolitos del espionaje y el senador Daniel Patrick Moynihan llegó a proponer la abolición de la CIA.

Con la disolución del KGB en Rusia y el desmantelamiento de las armas nucleares por todo el planeta, seguramente el periodo de enfrentamiento entre superpotencias había tocado a su fin. Se produjeron enormes recortes en las agencias de seguridad y espionaje de Occidente, mientras antiguos miembros de los servicios secretos soviéticos formaban colas frente a las embajadas estadounidenses, decididos a revelar secretos y negociar una nueva vida en la cálida Florida.

En Reino Unido, cuando la Unión Soviética desapareció del mapa, estuvo en peligro el futuro del mismísimo MI5, servicio de seguridad del país, que con gran astucia sugirió una extensión de su ámbito para tratar el terrorismo irlandés y así garantizarse la supervivencia. Desafiando la oposición de Scotland Yard, se concedió una prórroga al MI5, que prácticamente abandonó sus misiones de contraespionaje y contrasubversión y empezó a colar agentes en el Ulster para enfrentarse al IRA Provisional, empleando sus sofisticados recursos de vigilancia contra el crimen organizado e investigando a policías corruptos que hasta la fecha no habían sido detectados con los medios convencionales. Esa fase de recortes dejó a Occidente en una situación de desventaja considerable cuando Al Qaeda explotó el concepto de amenaza trasnacional.

A diferencia de las anteriores organizaciones terroristas, que por lo general gozaban de un cierto respaldo estatal y tenían unos objetivos políticos o territoriales negociables, la reivindicación de Osama Bin Laden de un “califato universal” implicaba que no había sitio para las negociaciones extraoficiales que llevaron a la paz en Irlanda del Norte. Y lo que era peor, Bin Laden estaba bien provisto de fondos y se movía fácilmente, sin que pudiesen atraparlo, desde Sudán hasta su refugio en el anárquico Afganistán. Aunque al principio hubo indicios de la determinación de Al Qaeda para cometer atrocidades ambiciosas y “espectaculares”, como el ataque al buque USS Cole en Adén y los atentados suicidas en las embajadas estadounidenses de Nairobi y Dar Es Salam, la trama de un enorme ataque coordinado en Nueva York y Washington pasó desapercibida.

Los acontecimientos del 11-S pillaron al mundo por sorpresa, aunque más tarde se hallaran pistas forenses en Kuala Lumpur, Hamburgo, Londres y Saná. A los pocos segundos de que el primer avión impactase contra una de las Torres Gemelas, las personas sentadas en el cuartel general de la CIA, en Langley, ya sabía a quién culpar.

Tras el 11-S y los posteriores atentados en Madrid, Londres, Bali y Casablanca, entre otros muchos que siguieron en los años venideros Occidente optó por luchar contra el terrorismo con las clásicas tácticas de contraespionaje de la Guerra Fría: la identificación de sospechosos, la interceptación de sus comunicaciones, la interferencia de sus transacciones financieras y, por último, la neutralización de terroristas conocidos. Algunos aspectos de este proyecto —como el traslado clandestino de prisioneros, ciertas técnicas de interrogatorio, el control del tráfico electrónico y el despliegue de drones armados con misiles Hellfire— fueron difíciles de aceptar, y aunque condujeron a la decapitación de Al Qaeda y dejaron a los yihadistas sin líder, también privaron a los servicios secretos del respaldo político necesario para seguir con la guerra contra el terrorismo.

Ese aislamiento exitoso de Al Qaeda tuvo un precio, y Occidente destinó amplios recursos a unos presupuestos de inteligencia cada vez más altos. En líneas generales, el tamaño del aparato de seguridad y espionaje occidental se ha duplicado.

Las estadísticas hablan por sí solas: en 2013, los servicios secretos estadounidenses contaban con 107.035 trabajadores y dispusieron de un presupuesto anual total, aprobado por el Congreso, de 52.500 millones de dólares (49.100 millones de euros). De estos, 14.700 millones fueron a la CIA, que contrató al equivalente de 21.459 empleados civiles a tiempo completo; 10.800 millones a la Agencia de Seguridad Nacional, con un personal compuesto por 14.940 civiles y 23.400 militares; y 10.300 millones a los expertos en satélites de la Oficina Nacional de Reconocimiento. En cuanto a las operaciones, 20.100 millones se gastaron en actividades de espionaje general; 17.200 millones en operaciones contra el terrorismo; 6.700 millones en operaciones contra la proliferación; 4.300 millones en ciberoperaciones; y 3.800 en contraespionaje.

¿Qué valoración haces de la estrategia internacional de Desarrollo Universitario de INISEG?

Los proyectos formativos que está realizando INISEG a nivel internacional son de un gran valor académico y profesional. Potenciaran sin lugar a dudas, el acercamiento de nuestros programas en materia de Terrorismo, Defensa, Criminología, Criminalística, Ciberseguridad, Inteligencia y Seguridad Pública-Privada a diversos países con ciertas necesidades de formación a nivel de Seguridad para Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y mundo académico universitario.

¿Cuáles son las aportaciones de INISEG a la formación superior en Latam?, ¿qué acogida tiene INISEG en esta región?, ¿qué camino queda por recorrer en este sentido?

INISEG a través de sus diversos programas y proyectos será el puente de unión, entre España y Latinoamérica, en el que se materializara, diseñará e implementara los programas relativos a la educación necesaria para la formación de los profesionales en dichos ámbitos de seguridad, además de establecer una  propuesta de creación de una Red de Instituciones Educativas de Defensa y Seguridad Nacional para estos países.

El papel de INISEG en Latinoamérica será fundamental para dotar de herramientas, proyectos formativos y lazos de colaboración con instituciones, universidades y entes corporativos.

Es actualidad, los flujos de personas masivas no sólo en el continente americano, sino también en la frontera de España con Marruecos.

¿Cómo analizas el escenario para América con las medidas que está tomando Donald Trump con el problema de los éxodos migratorios desde Honduras?

La migración hondureña a México y EEUU no es nada nuevo, pues diariamente unas 300 personas abandonan su país de manera irregular, sin embargo, nunca antes se había visto una caravana migrante tan bien organizada, disciplinada y sincronizada políticamente para que unos 14.000 hombres, mujeres, niños entren en Tijuana o Mexicali el 6 de noviembre. A pesar de que los medios de comunicación globalizados, tanto de los países del Triángulo del Norte —Honduras, Guatemala y El Salvador— como de los occidentales, se limitan a presentar este éxodo masivo de centroamericanos, en su mayoría hondureños, como un acto espontáneo de desesperados que están huyendo de la pobreza, la violencia, la falta de oportunidades laborales, de la crisis económica y social, surgen muchas incógnitas para aclarar.

La crisis económica y política, la corrupción, la discriminación, la segregación, la pobreza, las pandillas, la inseguridad y la criminalidad crearon condiciones para la formación de varias caravanas que se fusionaron en una caravana migrante, pero esta formación no hubiera podido ser simplemente como resultado de una acción espontánea. Juntar 14.000 hombres, mujeres, niños y ancianos requeriría un trabajo preliminar, un organigrama, una dirección y dinero. Entonces, surge la pregunta ¿cómo es que 14.000 personas caminando en terrenos montañosos tanto tiempo en condiciones climáticas desfavorables pueden resistir todas las inclemencias naturales teniendo ancianos para cuidar y bebés en brazos? Todos los caminantes necesitan comer, satisfacer sus necesidades básicas, bañarse, tener atención médica. Debe existir alguna autoridad para imponer el orden, reagrupar a los miembros de la caravana cuando la policía guatemalteca y mexicana los recibe con gases lacrimógenos, organizar descansos, distribuir obligaciones, etc.

Alguien tiene que proveer de fondos a esta caravana. La publicación Today in Politics se refirió a un artículo de The New York Times admitiendo que “La caravana es parte de la migración en masa, frecuentemente organizada por grupos de abogados defensores de los derechos humanos para proveer seguridad a los migrantes que tienen que desafiar peligros y amenazas durante la marcha”. El periódico The Guardian comentó que Donald Trump acusa a los demócratas de apoyar la caravana migrante, diciendo que “un montón de dinero fue entregado a la gente para llegar a la frontera en vísperas del día de elecciones”.

Tomando en cuenta las revoluciones de colores que promovió Soros en Yugoslavia, los ex países socialistas, la Primavera Árabe, el Maidán en Ucrania, la invasión de Europa por los migrantes del Oriente Medio, sin olvidarnos del proceso de independencia en Cataluña, una “revolución de color” financiada y apoyada por Soros. No podemos descartar su participación en el éxodo hondureño que podría afectar no solamente las elecciones intermediarias en EEUU, sino crear un caos en México en vísperas del inicio de la presidencia por Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El diario La Tribuna reveló el pasado 19 de octubre que “la caravana está organizada por un grupo llamado Pueblo sin Fronteras, pero el esfuerzo es apoyado por la coalición CARA Family Detention Pro Bono Project —que incluye a Catholic Legal Immigration Network (CLIN), el American Immigration Council (AIC), el Centro de Refugiados e Inmigración para Servicios Educativos y Legales (RICELS) y la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA).  De acuerdo al sitio web estadounidense, World Net —WND, a Free Press for a Free People—, tres de estos cuatro grupos están financiados por la Fundación Sociedad Abierta (OSF) de George Soros. Uno de los más prestigiosos abogados de BLP —uno de los más grandes estudios de Centroamérica—, Luke Rohlfing, declaró que “George Soros tiene un claro incentivo para que, grupos como Pueblo Sin Fronteras inunden los Estados Unidos”. WND informó también que el 20 de septiembre de 2016, George Soros se comprometió a invertir hasta 500 millones de dólares en programas y compañías que benefician a migrantes y refugiados que huyen de situaciones que amenazan la vida”.

La situación que está viviendo España, va a ser igual o peor que la que se ha vivido en otras partes de Europa, como en Italia, con la llegada masiva de cientos de miles de inmigrantes. Según las fuentes policiales, la mayoría de los subsaharianos que están llegando son exmilitares africanos y miembros de grupos delictivos, que llegan a España para provocar el caos y la desestabilización. Un millón de inmigrantes, la mayoría subsaharianos, se dirigen hacia Marruecos para entrar en España. Fuentes marroquíes han alertado de una oleada masiva de pateras en los próximos meses. Los servicios de información del país vecino han detectado un movimiento migratorio de Libia a Marruecos a través de Argelia de nada menos que un millón de personas, la mayoría inmigrantes subsaharianos. La vía de Libia hacia Italia ha quedado cerrada con las medidas del nuevo gobierno italiano, que incluso ha prohibido socorrer a quienes embarquen.

 

Ficha David Odalric

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Diez − 4 =