etiopia

Breve historia de Etiopía y la actual guerra civil

Etiopía es el estado independiente más antiguo de África y además, uno de los más antiguos del mundo.En su historia hay influencias de África del Norte, Oriente Medio y el África subsahariana.

Conoscamos un poco de su historia y cómo hoy, este lejano país, se encuentra en una guerra que para muchos no tiene explicación.

Breve resumen de la historia de Etiopía

Según datos de la historia de este país, la ocupación humana es más antigua que en casi cualquier otra zona del planeta. El hallazgo de tres cráneos en el año 1997, de Homo Sapiens idaltu, que datan de hace 158 mil años, así lo confirman.

Desde el año 3.000 a.C., mercaderes egipcios visitaban este país, lo cual permitió tener los primeros datos concernientes a la actual Etiopía.

Los egipcios la denominaron la “tierra de los dioses”, donde compraban perfumes, incienso y mirra, así como también, ébano, marfil y esclavos.

Según la leyenda, contada en el libro sagrado Kebra Nagast, Menelik I, hijo del rey Salomón y de la reina de Saba fue el fundador del Imperio Etíope.

Obviamente la historia es muy larga, por lo tanto,  nos vamos a referir a tiempos más recientes para entender por qué han llegado a la guerra civil en la actualidad.

En el año 1935 tropas italianas invadieron Etiopía, con lo cual crearon su “imperio italiano”, bajo la forma de un estado satélite colonial llamado África Oriental Italiana.

Italia llevó a cabo una serie de reformas políticas y culturales, además, fundaciones de poblados y la construcción de numerosas obras de infraestructura.

Durante los cinco años que duró el dominio italiano, el desarrollo de Etiopía fue evidente.

En el contexto de la Segunda Guerra Mundial, en 1941, los italianos fueron derrotados por los británicos, siendo expulsados de Etiopía, Somalia y Eritrea.

Después de la Segunda Guerra Mundial, se estableció un modelo constitucional más moderno, reconociendo el sufragio universal. Aunque de facto continuó el sistema absolutista.

En ese entonces, los problemas no solo provenían del país mismo, sino también de la postura que tenían algunos países como Alemania, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

Sudán y Somalia, vecinos de Etiopía, mantendrían un pulso en  política internacional sobre el territorio etíope. Lo que significó para el emperador tratar de mantenerse equidistante de ambas potencias.

En el año 1970, se produjo una gran sequía, lo que llevó a una crisis social y con la consiguiente muerte de 450.000 personas por hambre y sed.

Las protestas no se hicieron esperar y fueron generalizadas: sindicatos, estudiantes, grupos de oposición y parte del ejército, se mostraron abiertamente hostiles a un régimen casi feudal, que no respondía a las necesidades de la nueva sociedad.

Entre los años 1974 y 1991 se vivió en el país un período socialista, donde el presidente  del gobierno militar provisional, abolió definitivamente la monarquía y proclamó una República Popular.

En 1977 llegó al poder Mengistu y alineó definitivamente a Etiopía en el bloque comunista, rompiendo relaciones con Estados Unidos y firmando tratados de asistencia con la URSS y con Cuba.

En 1990 ante la caída del bloque socialista en Europa, Mengistu se vio obligado a anunciar el final del régimen de partido único y la adopción de una economía de libre mercado.

Mengistu, al año siguiente fue derrocado y obligado a exiliarse en Zimbabue, mientras dos organizaciones armadas se hacían con el poder: el FPLE (Frente Popular de Liberación de Eritrea), que gobernaría de facto Eritrea,  y el FDRPE (Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope), que tomó el poder en el resto del país.

En 1991, Meles Zenawi, máximo dirigente del FDRPE, fue proclamado jefe del Estado, ejerciendo como presidente provisional y en 1995 fue elegido Primer Ministro, cargo que ha ejercido desde entonces entre acusaciones de fraude electoral.

Por una disputa fronteriza entre los años 1998 y 2000 se produce una guerra con Eritrea, que finalizó con un acuerdo favorable a Etiopía.

etiopia

En las elecciones legislativas del año 2000, el FDRPE volvió a conseguir la mayoría.

En el año 2012 muere Meles Zenawi, empezando una nueva etapa en el país.

Lo que ha ocurrido recientemente es el inicio de una guerra civil entre el Frente de Liberación del Pueblo Tigray (TPLF) y el Gobierno Federal.

El Primer Ministro etíope y Premio Nobel de la Paz 2019, Abiy Ahmed, se refiere a lo sucedido de la siguiente manera:“las operaciones en marcha en el norte de Etiopía tienen objetivos claros, limitados y realizables: restablecer el Estado de derecho y el orden constitucional y proteger los derechos de los etíopes a vivir en paz en cualquier parte del país”. (elpais.com)

Ambos bandos han confirmado el estallido del conflicto.


¿Cómo ha llegado Etiopía al borde de la guerra civil?

Irene Escudero

Nairobi, 6 nov (EFE).- En diciembre de 2019, el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, recogía el Premio Nobel de la Paz por haber puesto fin a 20 años de guerra con Eritrea. Apenas un año después, el mandatario ha lanzado una ofensiva militar contra Tigray, la región más al norte del país. ¿Cómo se ha llegado a este punto?

Abiy ha pasado de decir que acepta el Nobel “en nombre de los africanos y ciudadanos del mundo para quienes el sueño de la paz a menudo se ha convertido en una pesadilla de guerra”, a afirmar que, ante los actos subversivos del Tigray, la guerra es inevitable.

Las tensiones entre esta región, que alberga a una de las etnias más influyentes del país y que lo ha liderado durante décadas, y el Gobierno federal han puesto a Etiopía al borde de una guerra civil que los etíopes veían probable pero esperaban que nunca sucediera.

¿QUÉ ESTÁ PASANDO?

La madrugada del miércoles, Abiy, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, ordenó una ofensiva militar contra el gobierno del Frente de Liberación del Tigray (TPLF), partido que dirige la región.

Y el jueves, el número dos del Estado Mayor del Ejército, Birhanu Jula, aseveró que “es humillante entrar en guerra con nuestra propia gente, pero no nos queda otra opción, nos vemos forzados a entrar en guerra”.

El presidente del TPLF y Tigray, Debretsion Gebremichael, contestó en el mismo tono bélico al Gobierno alegando que pueden “defenderse de sus enemigos que han comenzado la guerra” y que están “preparados para ser mártires”.

Desde Adís Abeba, insisten en que la única forma para “restaurar el orden constitucional” en ese territorio es por la fuerza, después de que hayan fallado los intentos pacíficos de diálogo.

Con un cerco a las telecomunicaciones en la zona, poco se sabe de cómo está afectando este conflicto a la población civil, aunque parece que los choques militares han tenido lugar tanto en la capital regional, Mekele, como en la frontera con la región vecina de Amhara.

¿QUÉ ES EL TIGRAY Y EL TPLF?

Tigray es una de las regiones más prósperas del país, beneficiada por el ingente crecimiento económico de los últimos años, y acoge a los tigrinos o tigriñas, que forman menos del 10 % de una población de unos 109 millones de personas.

A pesar de no ser la etnia mayoritaria, el TPLF ha gobernado el país, monopolizando desde hace más de 27 años la coalición gubernamental de fuerzas regionales, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF).

Su insurgencia para derrocar al régimen comunista de Mengistu Hailemariam en 1991 y el liderazgo en la guerra con Eritrea (1998-2018) les valió el poder instalar continuamente a un tigriña a los mandos políticos y económicos del país.

Y no fue hasta la oleada de protestas comenzada en 2015 y liderada por los oromos y los amharas, las dos principales etnias, cuando se forzó la dimisión del entonces primer ministro, Hailemariam Desalegn, en 2018 y el nombramiento por primera vez de un líder de raíces oromas y amháricas: Abiy Ahmed.

“Quedaron muchos asuntos sin resolver entre Adís Abeba y el Tigray desde 2018”, explica a Efe el subdirector para África del International Crisis Group (ICG), Dino Mahtani, “Abiy ha usado a los tigriñas como un saco de boxeo, señalándolos y culpándolos de otros problemas en el país”.

Debido a la participación activa de los tigriñas en las guerras etíopes, el Tigray tiene una fuerza paramilitar y una milicia local bien entrenada, que, según el ICG, cuenta con 250.000 efectivos.

“Al menos que haya una solución política para desescalar las tensiones, la crisis es probable que sea prolongada, dada la fortaleza de las fuerzas tigriñas y que Adís Abeba tiene muchos otros problemas”, subraya Mahtani.

Incluso si las tropas etíopes expulsan rápidamente a la cúpula del TPLF, que es lo que busca Abiy, los disidentes tienen fuelle para presentar una resistencia armada prolongada, según el ICG.

¿POR QUÉ ETIOPÍA HA DECIDIDO ATACAR AHORA?

Aunque el primer ministro alegó el miércoles que el TPLF cruzó una “línea roja” al atacar una base militar federal para intentar robar munición y armamento, provocando “muertes”, el punto de inflexión fueron unas elecciones celebradas en septiembre.

Etiopía tenía que celebrar elecciones generales este año. Eran decisivas, pues podían revalidar el liderazgo de Abiy al frente del país, y prometían convertirse en las primeras democráticas de su historia.

Sin embargo, la pandemia provocó que las elecciones generales que tenían que celebrarse en agosto se pospusieran de forma indefinida.

El TPLF, que rompió con el EPRDF (refundado en el Partido de la Prosperidad por Abiy), decidió seguir adelante y celebrar sus comicios en septiembre, en una jornada en la que el Ejército decidió no intervenir.

Pero en la prensa comenzó una guerra de propaganda: en la estatal contra el TPLF, en mensajes televisados a todo el país; y en la regional del Tigray contra el Gobierno.

Desde el 5 de octubre, que era la fecha en la que teóricamente el mandato de Abiy debía caducar, el gobierno del Tigray no reconoce autoridad alguna del Ejecutivo federal.

Y altos mandos regionales, como el presidente del TPLF, han reconocido en entrevistas recientes que hay un sentimiento creciente en la población hacia la secesión.

¿CÓMO VA A AFECTAR A LA REGIÓN?

La frontera norte de Tigray ha sido un campo violento de batalla durante muchos años, en la guerra con Eritrea. Los odios y tensiones entre los pueblos de uno y otro lado de la frontera, aunque compartan culturas y tradiciones, se mantienen.

El Gobierno de Tigray ve la nueva amistad entre Abiy y el presidente eritreo, Isaias Aferwerki, como una amenaza, y acusa a Eritrea de estar colaborando militarmente con Etiopía en su contra.

Más allá de las implicaciones que tiene un conflicto en la frontera etíope para la implementación del acuerdo de paz, estancado casi desde su firma, las tensiones en Etiopía pueden salpicar a la región.

Si Eritrea entra a la acción, ya no estaríamos ante un conflicto nacional o guerra civil, sino en uno transnacional, que podría afectar a Sudán por su proximidad, y añadiría millones de nuevos refugiados en una zona que suele liderar las listas mundiales de desplazados cada año.

Además, Etiopía ya ha retirado algunas tropas de la misión de la Unión Africana en Somalia (Amisom), fundamental para la lucha contra el yihadismo del grupo Al Shabab, para apoyar en el país.

“En la última década, los servicios de inteligencia etíopes han sido críticos para los esfuerzos antiterroristas de la región, así que si el país mira hacia sus propias crisis, va a crear fisuras en la lucha contra Al Shabab”, apunta Mahtani.

“Es fundamental que todas las partes den un paso atrás y detengan las hostilidades antes de que sea demasiado tarde”, apunta el Crisis Group. “Ninguna de las partes se beneficiará de la guerra”, añade, en una frase que se ha repetido mucho en los últimos días. EFE


Oferta Formativa

Máster Universitario en Seguridad Internacional y Sanidad en Zonas Hostiles

El Máster en Seguridad Internacional y Sanidad en Zonas Hostiles, centra su enfoque principal en aquellas personas vinculadas por sus actividades de estudio y/o profesionales a las áreas de seguridad/inteligencia y sanidad/supervivencia, en el marco de situaciones y zonas de incidentes tanto a nivel nacional como internacional, especialmente considerando el carácter de “aldea global” que presenta el mundo actual.

Supone un enfoque que aporta conocimientos, enriquece experiencias, promueve el trabajo multidisciplinar e impulsa la cooperación y relaciones internacionales. Para este Máster Oficial en Seguridad Internacional participarán un grupo de ponentes magistrales con varias lecciones sobre temáticas relacionadas con el estudio, como parte de las actividades complementarias y gratuitas para los alumnos del Máster.

Más información en nuestra página https://www.iniseg.es/terrorismo/masteres-oficiales/master-universitario-en-seguridad-internacional-y-sanidad-en-zonas-hostiles.html

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

veinte − 13 =