proliferación de armas

El riesgo de la proliferación de armas de destrucción masiva

Más allá de esa amenaza a la seguridad global, se encuentran las ventas de armas en los mercados negros y que eventualmente pueden terminar en manos de grupos terroristas. Así lo menciona la Estrategia de Seguridad Europea. Porque, si la difusa e impredecible amenaza terrorista es capaz de desatar con eficacia sus ataques con armamento tradicional, es realmente inquietante pensar en el potencial de esta amenaza en caso de que accedan a armas nucleares, químicas o biológicas.

Proliferación de armas

Los conflictos bélicos son parte de la historia humana. Sin embargo, el siglo XX tuvo un cariz distinto. Los avances en la ciencia y la técnica permitieron llevar el poder destructivo de las armas a niveles inéditos. Por lo mismo, las guerras tuvieron un carácter extremadamente dramático en lo que respecta a pérdidas de vidas humanas.

La Primera Guerra Mundial inauguró el uso de armas químicas. Unos años más tarde, durante la Guerra Civil Española, el ataque de la Luftwaffe a la ciudad de Guernica puede ser considerado uno de los primeros ataques de destrucción masiva. Luego, en la Segunda Guerra Mundial el uso de este tipo de armas llega a su grado culmine con las bombas atómicas arrojadas por Estados Unidos en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Japón, cabe señalar, sin ánimo de buscar empates, durante la misma guerra, experimentaba con armas biológicas sobre sus prisioneros.

Estos hitos no detuvieron otras incursiones similares, sobre todo del país norteamericano que, en el marco de la Guerra Fría, inauguraría otro triste episodio con la puesta en escena del químico “agente naranjo” que causaría estragos en la población campesina de Vietnam.

La comunidad internacional, no obstante, fue aprendiendo valiosas lecciones de estos lamentables episodios. Hoy, los Estados democráticos adquieren armas sobre todo con fines disuasivos, defensa y control social. Así mismo, se han sumado una serie de regulaciones internacionales al uso de armas, específicamente a aquellas de destrucción masiva.

Sin embargo, la proliferación de armas de todo tipo no se detiene. ¿La razón? Hay una lucrativa industria detrás. Entonces, los esfuerzos por disminuir las amenazas a la paz y la seguridad internacional chocan con un negocio que, al menos hasta la pandemia, iba en alza.

Las cifras de un negocio

Según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Stockholm International Peace Research Institute, SIPRI), el año 2019 se registró un aumento global de 8,5% en la venta de armas en relación al año anterior. Los beneficios en millones de dólares que genera esta industria son realmente sorprendentes. Veamos las cifras de ese año.

Entre las 25 principales compañías dedicadas a la producción de armas a nivel global se calculan 361.000 millones de dólares en utilidades. En cifras desagregadas, las cinco compañías dedicadas a la producción armamentística más lucrativas del mundo son estadounidenses. En primer lugar, se instala Lockheed Martin con ventas que le reportaron 53.230 millones de dólares. Le sigue Boeing con 33.100 millones y Northrop Grumman con 29.220 millones. Y finalmente Raytheon que registra 25.320 millones y General Dinamics con 24.500 millones.

Los siguientes productores en el listado de aquellos que más beneficios embolsaron el año 2019 son originales de China y Reino Unido. En el gigante asiático tenemos a AVIC con utilidades de 22.470 millones y CETC con 15.900 millones. La isla británica en tanto destaca con los 22.240 millones que marca Bae Systems.

En países como España, en tanto, esta industria representa al menos el 1% del Producto Interior Bruto (PIB) lo que no es una cifra menor, si pensamos que ese porcentaje supone un margen de facturación que bordea entre los 7.000 y 11.000 millones de euros.

Y si vamos a las exportaciones de armas a nivel mundial en el periodo 2015-2019, Estados Unidos, como es de esperar, encabeza el ranking con un 36% del total. Es seguido de cerca por Rusia con un 21% del total. Bastante más atrás le siguen Francia, Alemania, China y Reino Unido, con porcentajes que oscilan entre un 4% y un 8%. España, no obstante, se asoma en el séptimo lugar del ranking con un 3,1% del total de exportaciones globales.

Estas cifras sorprenden por su proporción, sin embargo, un dato importante es que se trata de números oficiales. Esto invita a no perder de vista el margen de utilidades que factura, por ejemplo, el comercio de armas dentro de la economía sumergida o ilegal.

Regulaciones

Los porcentajes y niveles de facturación que entregamos recientemente son, evidentemente, cifras brutas. Es decir, no nos entregan un detalle sobre aquello que se produce ni a quienes se vende. Y lo cierto es que se producen armas de todo tipo, incluidas aquellas de destrucción masiva y muchas veces los receptores son regímenes beligerantes o autoritarios. Y, si bien, como decíamos anteriormente existen regulaciones al respecto, la necesidad de disuasión y un negocio altamente atractivo se combinan y, en muchos casos, rebasan los alcances de los regulatorios de los acuerdos internacionales o simplemente, invitan a algunos Estados a no adherir a los mismos.

Respecto a las armas nucleares, por ejemplo, desde 1970 está en vigor el Tratado de No Proliferación Nuclear y, más recientemente, desde enero de este año, tenemos vigente el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares. El primer tratado permitía que algunas potencias tuvieran programas de desarrollo de armas nucleares en la medida que no generaran transferencia tecnológica a Estados que no fueran parte del tratado.

El segundo, apunta al avance de la prohibición total de este tipo de armas que, en este momento, se desarrollan incluso en países que no han ratificado o han abandonado el Tratado de No Proliferación Nuclear, como es el caso de Estados Unidos, India, Pakistán, Israel, Sudán del Sur y Corea del Norte.

Similar situación ocurre con la Convención sobre Armas Químicas vigente desde 1997 y que aumenta el Protocolo de Ginebra de 1925 sobre el mismo asunto. La Convención, que ha sido firmada felizmente por todos los países del mundo, no ha sido firmada por Corea del Norte, Egipto, Sudán del Sur, mientras que no ha sido ratificada por Israel.

En cuanto a las armas biológicas, en 1975 entró en vigencia la Convención de Armas Biológicas y Toxínicas. Esta Convención tiene la particularidad de ser el primer acuerdo en avanzar en la prohibición absoluta y desarme de un tipo de arma en específico.

Una amenaza extra

Hemos mencionado las regulaciones internacionales, así como el potencial riesgo de que Estados opten por no adherir a las mismas. Sin embargo, más allá de esa amenaza a la seguridad global, se encuentran las ventas de armas en los mercados negros y que eventualmente pueden terminar en manos de grupos terroristas. Así lo menciona la Estrategia de Seguridad Europea. Porque, si la difusa e impredecible amenaza terrorista es capaz de desatar con eficacia sus ataques con armamento tradicional, es realmente inquietante pensar en el potencial de esta amenaza en caso de que accedan a armas nucleares, químicas o biológicas. De ahí la importancia del compromiso global a estas regulaciones e, idealmente, a las convenciones que apuntan al desarme de las armas de destrucción masiva.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.sipri.org/

https://alternativaseconomicas.coop/articulo/indicadores/el-negocio-de-las-armas-va-a-mas

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43798506

https://www.lavanguardia.com/politica/20210118/6184205/espana-septimo-exportador-armas-mundo.html

https://www.elsaltodiario.com/industria-armamentistica/venta-armas-conflictos-armados-salgamos-circulo-vicioso

http://www.exteriores.gob.es/Portal/es/PoliticaExteriorCooperacion/DesarmeyNoProliferaci%C3%B3n/Paginas/TratadoDeNoProliferacionDeArmasNucleares.aspx

https://www.lavanguardia.com/internacional/20210201/6209359/control-armas.html

https://www.iaea.org/sites/default/files/publications/documents/infcircs/1970/infcirc140_sp.pdf

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43798506

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43741248

https://www.opcw.org/es/convencion-sobre-las-armas-quimicas

https://www.un.org/disarmament/es/adm/armas-biologicas/


Acerca del Autor de este Artículo

ANDRÉS FONSECA LÓPEZ

Profesional en Ciencias Sociales, Económicas y Gestión de Proyectos. Licenciado en Filosofía, estudios de Máster en Psicología y posgrados en Trabajo Social, Innovación y Emprendimiento. Especializado en Estudios del Desarrollo, Economía Política, Cooperación al Desarrollo y Derechos Humanos.


Oferta Formativa

Máster en Seguridad Internacional y Sanidad en Zonas Hostiles

El Máster en Seguridad Internacional y Sanidad en Zonas Hostiles, centra su enfoque principal en aquellas personas vinculadas por sus actividades de estudio y/o profesionales a las áreas de seguridad/inteligencia y sanidad/supervivencia, en el marco de situaciones y zonas de incidentes tanto a nivel nacional como internacional, especialmente considerando el carácter de “aldea global” que presenta el mundo actual.

Más información en nuestra página: https://www.iniseg.es/terrorismo/masteres-oficiales/master-universitario-en-seguridad-internacional-y-sanidad-en-zonas-hostiles.html


Máster en Psicopatología Criminal: evaluación e intervención interdisciplinar

Este máster oficial en Psicopatología persigue preparar y titular a todo aquel que quiera profundizar en el mundo de la psicopatología criminal, especialmente, al que pretende obtener un título oficial que da acceso al doctorado y que le posibilite tener una visión global del problema planteado, anticipando problemas inicialmente no contemplados en cada una de las especialidades y valorando soluciones muchos más completas y creativas.

Más información en nuestra página: https://www.iniseg.es/criminologia/masteres-oficiales/master-psicopatologia-criminal.html

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

cuatro × 4 =