MENAS: ¿En peligro o peligrosos?

MENAS: Menores Extranjeros No Acompañados, se refiere a niños que han llegado a España solos y en forma clandestina, menores de 18 años. Se presentan ante la Policía, aconsejados por un compatriota, para que ésta los ayude al ser registrados. Se les lleva a un Centro de Acogida dónde les brindan ayuda. Otros ingresan al país sin ser registrados.

Menores Extranjeros No Acompañados

Estos niños están en una situación de desamparo y riesgo constante. Según un artículo de ACCEM, estos niños provienen mayoritariamente de los países del Magreb, principalmente de Marruecos y Argelia. También proceden de países de Europa del este, del África Subsahariana, de Siria, etc.

No es fácil tener un registro exacto de éstos niños, pero se estima que son alrededor de 12.500, según datos de finales del 2018. Estos niños están tutelados o acogidos por las Comunidades Autónomas.

Son varias las razones del por qué estos niños salen de sus países, entre ellas están, la pobreza, la desestructuración familiar y desprotección institucional, falta de oportunidades, la guerra y la violencia, etc.

Números más o números menos, lo cierto es que el número de MENAS se ha multiplicado en lo que va de este año. Lo complejo y preocupante de estos niños, es que los acompaña un perfil de conflictividad, que hace compleja su inserción. Además, esto mismo puede llevarlos a ser víctimas de la explotación, los abusos o la trata. Como así mismo, del peligro de muerte que corren al tratar de subir al ferry que une Ceuta con Algeciras.

El debate se ha abierto, sobre qué hacer con estos niños cuando optan por abandonar el sistema de protección o si es preciso devolverlos a sus países de origen en caso de que hayan delinquido.

¿Cuál es el destino de estos niños?

Responder esta pregunta es muy difícil, por varias razones, incluso humanitarias.

El 75% de los niños son Marroquíes y la mayoría son empujados por sus padres a venir a España en busca de un presente y futuro mejor. Pagan el viaje a mafias organizadas que se encargan de llevar a los niños a través del Mediterráneo en pateras y buscarles acomodo dentro del país. Otros MENAS parten en forma voluntaria de sus países por desestructuración familiar.

El por qué vienen a España en forma masiva estos niños, simplemente, porque saben que nadie los devolverá a su casa. “Rabat se resiste sistemáticamente a su repatriación, a pesar del acuerdo alcanzado en el año 2007 y publicado en el BOE en el año 2013”, según indica el portal abc.es.

En octubre del año 2018, el Ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, dejó claro el interés de España por aplicar este convenio.

Un problema que impide la repatriación de estos niños, es la falta de identificación de muchos de ellos, ya que se niegan a facilitar sus datos a las autoridades españolas. A pesar de este inconveniente, se le facilitaron a Marruecos nombres completos de niños y la dirección exacta de sus familias, con la esperanza de que fueran llevados a sus respectivos hogares. Pero nunca hubo respuesta.

Algunas organizaciones han censurado estos intentos de repatriaciones, como Save the Children.

Andalucía, a través de su presidente, Juan Manuel Moreno, dijo después de un viaje a Marruecos sobre la legislación española: “es demasiado garantista  a la hora de la devolución de estas personas”.

Algo que favorece a los países de estos niños (MENAS), pero va en contra de ellos mismos, es que  no tienen un sistema de protección adecuado para niños y adolescentes y que sus centros no ofrecen condiciones.

Son varias las ciudades que están sufriendo las consecuencias de esta situación, la llegada de los MENAS. Lo único que piden estas ciudades, es una mejor gestión frente a la llegada de estos menores. Ya que en esto intervienen varias entidades y profesionales y existe un protocolo a seguir.

Finalmente y no por ello menos importante, todos los niños del mundo tienen “derechos” y deben cumplirse, es obligación de los adultos y por ende, de los países, proteger a los niños vulnerables.


Formación en Seguridad y Defensa

El fenómeno crece y genera una inseguridad ciudadana. Por ello, los expertos en seguridad son cada vez más necesarios, no solo personal dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, sino gente que ayude a estos menores a integrase en la sociedad, que los controle, que gestionen estos casos, psicólogos, criminólogos que entiendan la mente de estos jóvenes.
>> http://bit.ly/2NjtLNA

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

8 − 4 =