Terrorismo en Filipinas

Filipinas se ha convertido en el nuevo centro neurálgico del terrorismo, donde milicias locales leales al Estado Islámico entrenan con terroristas extranjeros, que han huido del extinto califato. Todo esto después de la caída de Al Bagdadi.

Estado Islámico en Filipinas

El sur de Filipinas se ha convertido en la nueva sede del Estado Islámico, del yihadismo más radical. Específicamente se concentran en Mindanao, región del sur de Filipinas.

Aunque no tienen capacidad para implantar un nuevo califato, sí han fomentado nuevas formas de violencia como los ataques suicidas, algo nuevo en el país asiático.

Rommel Banlaoi, presidente del Istituto Filipino para la Paz, la Violencia y el Terrorismo, asevera que, Mindanao es visto como el nuevo territorio para la yihad, un refugio seguro y hogar alternativo para terroristas extranjeros“.

Mindanao en este momento alberga a más de un centenar de terroristas extranjeros, provenientes de Malasia, Indonesia y Oriente Medio, importando métodos más violentos para llevar a cabo su lucha.

La caída definitiva del califato en 2014 impulsó un éxodo de terroristas a Filipinas, quienes se aprovechan de los débiles controles en aeropuertos y puertos de dicha ciudad.

La violencia terrorista en Filipinas se ha intensificado después de la muerte de Al Bagdadi, llegando en este momento a los ataques suicidas, lo cual se teme que en adelante utilicen niños y jóvenes. Esto es debido a que están captando jóvenes en el empobrecido y convulso Mindanao musulmán, gracias a una potente propaganda online.

Aunque en Filipinas ya existía el terrorismo islamista, el modus operandi ha cambiado, tornándose más violento con los ataques suicidas, lo que no existía en el método clásico de los grupos locales.

En los últimos año se han registrado cuatro atentados de este tipo, ataques suicidas, los primeros de su historia y todos reivindicados por el Estado Islámico.

La mayor preocupación en materia antiterrorista son los combatientes retornados de Siria e Irak que lograron escapar de los campos de prisioneros, lo que supone un peligro para el Sudeste Asiático, ya que pueden sufrir atentados de parte de estos.

Atentados en Filipinas


Mundi Sawadjaan, el joven cerebro de los últimos atentados en Filipinas

Sara Gómez Armas

Manila, 28 ago (EFE).- Experto en bombas, radical y escurridizo, Mudzrimar “Mundi” Sawadjaan, un veinteañero de cara aniñada con cada vez más responsabilidad en el grupo yihadista Abu Sayyaf, fue el autor intelectual del doble ataque suicida del lunes en Jolo, al sur de Filipinas, que causó 15 muertos y 75 heridos.

El atentado fue perpetrado por las viudas de dos yihadistas caídos de Abu Sayyaf, grupo afín al Estado Islámico (EI) refugiado en la remota y convulsa provincia de Sulu, al que se le atribuyen los últimos ataques suicidas en el país.

Abu Sayyaf fue fundado en los años noventa en la vecina isla de Basilan por muyahidines que lucharon en Afganistán y enseguida ganaron notoriedad internacional por sus atentados y secuestros de extranjeros, aunque se han radicalizado aun más desde que juraron lealtad al EI en 2014.

La investigación conjunta del Ejército y la Policía en Sulu confirma que el cerebro del ataque del lunes fue Mundi Sawadjaan, quien también pergeñó el doble atentado de enero de 2019 durante la misa dominical en la catedral de Jolo, que dejó 23 muertos y más de 100 heridos, el más mortífero de los últimos años en Filipinas.

¿QUIÉN ES MUNDI?

Mundi es sobrino del líder de ese grupo yihadista, Hatib Hajan Sawadjaan, considerado en la práctica por la inteligencia estadounidense y filipina como el nuevo emir del EI en el Sudeste Asiático, aunque no hubo designación oficial.

“Probablemente Mundi sea en estos momentos el mayor especialista de Abu Sayyaf en fabricar explosivos y planificar atentados”, explicó a EFE el director del Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET), Carlos Igualada.

Según Igualada, Mundi “ha ido adquiriendo galones y una importante responsabilidad dentro de Abu Sayyaf” a raíz de que su tío asumiera el liderazgo.

El periodista jordano Baker Atyani, especializado en grupos militantes islamistas de Asia, pasó 18 meses como rehén de Abu Sayyaf en la jungla de Sulu y recuerda a un jovencísimo Mundi como uno de sus secuestradores en junio de 2012, quien le disparaba “cerca de las piernas y de la cabeza para asustarlo”.

“Ahora tendrá entre 25 y 27 años, es uno de los miembros más curtidos de la organización entrenado en el manejo de explosivos por Abu Rami, subjefe que murió en combate en 2017, indicó a EFE Atyani, que consiguió escapar por su propio pie de su cautiverio en Sulu, a donde viajó para entrevistar al entonces jefe de Abu Sayyaf, Isnilon Hapilon, fallecido en octubre de 2017 en la batalla de Marawi.

¿VACÍO DE LIDERAZGO?

Las autoridades filipinas llevan semanas tratando de verificar si Hatib Sawadjaan murió en combates con tropas del ejército el pasado 6 de julio en Patikul, área selvática de Sulu donde se cree que se esconden unos 200 efectivos de Abu Sayyaf bajo su mando.

“Nuestras tropas siguen buscando su cuerpo”, indicó esta semana a los medios el jefe del Ejército, Cirilito Sobejana, quien dijo estar convencido en un 90 % de que Hatib está muerto, aunque reserva el 10 % de duda hasta que aparezcan sus restos mortales.

Por ello, las Fuerzas Armadas filipinas no descartan que el último atentado fuera una represalia de Mundi ante la posible muerte de su tío y líder de Abu Sayyaf, puesto que habría quedado vacante y disponible para el sobrino.

Sin embargo, el director del Instituto de Paz, Violencia y Terrorismo de Filipinas, Rommel Banlaoi, señaló a EFE que las informaciones sobre la muerte de Hatib son “muy confusas” y que hay “fuertes indicios” de que sigue vivo y activo en Sulu, donde Abu Sayyaf está aprovechando que el Ejército está centrado en la respuesta a la pandemia de COVID-19 para “reforzarse y rearmarse”.

“Si parece que Mundi está actuando como sublíder de la organización mientras su tío, herido en los combates de julio, ha estado convaleciente, pero su única fortaleza es ser su sobrino”, opinó Banlaoi.

“En caso de que fuese cierto que Hatib falleció, es probable que Mundi sea uno de los candidatos a liderar la organización. Será difícil saberlo a ciencia cierta, ya que tras la muerte de Isnilon Hapilon, fueron varios los nombres que aparecieron como posibles sucesores pero pasó bastante tiempo hasta que se supo con seguridad quién le sustituyó”, añade Igualada.

ATAQUES SUICIDAS

Los avances en la investigación arrojan que las autoras materiales del doble ataque del lunes fueron dos mujeres: Nanah, viuda de Normal Lasuca, primer suicida filipino que atentó contra un campamento militar en junio de 2019; e Inda Nay, última esposa de Abu Talha, nexo de Abu Sayyaf con la dirección del EI hasta su muerte el año pasado.

La inteligencia militar llevaba meses vigilando a estas mujeres y a Mundi, ante la sospecha de que preparaban un atentado suicida, aunque la muerte de cuatro de sus agentes en junio en un altercado con la policía de Sulu -probablemente al servicio de Abu Sayyaf- hizo perderles la pista.

Aunque el terrorismo islamista no es nuevo en Filipinas, los ataques suicidas no corresponden al “modus operandi” tradicional de los grupos locales, una nueva amenaza en el país, que ya ha registrado cinco atentados de este tipo desde julio de 2018, todos reivindicados por el EI y perpetrados por Abu Sayyaf.

En esos atentados han participado ocho terroristas suicidas -la mitad mujeres-, de los que al menos cinco fueron extranjeros.

Se cree que en Sulu, bajo la protección de Abu Sayyaf, hay alrededor de un centenar de combatientes extranjeros, huidos del extinto califato del EI, que habrían importado a Filipinas una versión más radical de la yihad.

“La batalla de Marawi – que duró cinco meses tras la toma de la ciudad en mayo de 2017 por parte de grupos yihadistas – dejó el movimiento muy debilitado en Filipinas. Todo apunta a que se ha ido recuperando y que Filipinas sigue siendo el destino principal de combatientes extranjeros en el Sudeste Asiático. Abu Sayyaf es un referente para el movimiento yihadista”, explicó Igualada. EFE


Oferta Formativa

Máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista

El Máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista es una titulación oficial de II livello (segundo nivel) de la universidad Pegaso de Italia, que da acceso al doctorado debido a su adaptación y acogida al plan Bolonia y al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

Este Máster en Geoestrategia Internacional está diseñado para dotar al alumno de amplios conocimientos relacionados con cuestiones militares, seguridad nacional, política de defensa, teoría moderna de defensa, conflictos y política internacional, servicios de inteligencia, terrorismo y crimen organizado, industria militar y economía de la defensa, entre otros.

Más información en nuestra página https://www.iniseg.es/terrorismo/masteres-oficiales/master-en-geoestrategia-internacional-y-terrorismo-yihadista.html

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

1 × 2 =