Vigilante Aeroportuario: ¿nueva especialidad?

Todos aquellos que nos dedicamos a la seguridad, privada o pública, estamos al tanto de la problemática a nivel nacional que hay en los aeropuertos, debido a la falta de medios humanos y salarios bajos, que como consecuencia derivaron en la famosa huelga de vigilantes de seguridad en el Prat de Barcelona efectuada por los trabajadores de EULEN durante el pasado mes de agosto. En este mismo blog lo comentamos.

Evidentemente la problemática no es de una corporación empresarial en concreto o de un grupo de trabajadores de una única instalación, el problema es sectorial, y así es como debería afrontarse.

Y es aquí donde se vislumbran las nulas estrategias sindicales, pero también patronales, para dignificar la profesión del vigilante de seguridad o simplemente del profesional de la seguridad privada.

Como muchos de ustedes saben, en la actualidad se negocia la renovación del convenio colectivo estatal para las empresas de seguridad. En este proceso se discuten las mejoras laborales de los más de ochenta mil vigilantes en activo, sin contar con escoltas privados, vigilantes de explosivos y detectives privados, entre otras profesiones recogidas por la ley 5/2014 de 4 de abril de seguridad privada. Como observamos hay muchas cosas en juego.

Por lo que parece, la principal novedad de la negociación es la creación de una nueva categoría profesional, el vigilante aeroportuario.

Querido lector, si usted no está al corriente de las categorías profesionales vigentes dentro del sector de la seguridad privada, ha de saber que los vigilantes de seguridad tienen una misma funcionalidad, a excepción del vigilante de transporte de fondos, que goza de una diferenciación en forma de más salario base, que de plus de servicio, entre otras especificaciones propias del puesto.

Esta diferenciación es importante para evitar caer en la confusión de creer que los vigilantes cobran salarios divergentes según el servicio donde ejerzan. Todos disponen del mismo salario base, aunque en algunos servicios como los aeropuertos o los metros, el cliente entrega un plus de servicio. Estos pluses de servicio no están recogidos por el convenio colectivo, simplemente son un pacto entre la empresa de seguridad y su cliente.

La información expuesta en los párrafos anteriores nos hace entender cuál puede ser la pretensión real de crear esa nueva especialidad, la del vigilante aeroportuario.

Desde la óptica sindical y según mi punto de vista, errónea, se persigue pacificar una situación demostrada insostenible, como son los bajos salarios y jornadas extensas de los vigilantes de seguridad de los aeropuertos. Pero los sindicatos mayoritarios no utilizan la mesa negociadora del convenio para intentar paliar esos defectos en los servicios aeroportuarios, como creo se debería hacer, simplemente suscriben una pretensión de una parte de los trabajadores de la seguridad privada (apoyada por Prosegur) de romper la funcionalidad del vigilante de seguridad en beneficio de unos pocos, que, si avanzan las negociaciones, verán incrementado su salario de manera exponencial. Siempre es mejor aumentar el gasto de la mano de obra en un único servicio que en todos.

Por este último motivo creo que los sindicatos se equivocan en apoyar la creación de la figura del vs aeroportuario. La coyuntura económica nos empuja para trabajar por una mejora de las condiciones de todos los profesionales del sector, de lo contrario, no será descabellado ver en el nuevo convenio colectivo tres sueldos base diferentes para el vigilante de seguridad.

Uno para el vigilante de trasporte de fondos, otro para el aeroportuario y, por último, el del resto.

¿Es positivo o negativo la creación de esta nueva especialidad?

¿Crees en la mejora del sistema de salario con las nuevas condiciones que se están negociando?


Formación profesional relacionada

El curso de Gestión de la Seguridad Aeroportuaria, te capacitará para garantizar la seguridad en entornos aeroportuarios, estudiarás una introducción a este entorno profesional, los riesgos a los que se ve afectado, los medios técnicos de protección, los medios humanos implicados y las medidas de seguridad aplicables para facilitar la ausencia de peligros en estos lugares.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Un comentario

  1. Hola Daniel, soy Vigilante de Seguridad y llevo 5 años trabajando en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, en concreto, en los filtros de acceso a la zona de embarque o a la Zona Restringida de Seguridad. Quiero rebatir que tanto yo, como la gran mayoría de VVSS que trabajamos en los aeropuertos, si queremos que se nos reconozca como VS Aeroportuarios. Sin desmerecer a ningún compañero que trabaje en otros servicios, te comento como es nuestro trabajo para que lo conozcan todos:
    -Además de la habilitación como VS, debemos tener las certificaciones C1 y C2, al menos, expedidas por AESA, para trabajar en los filtros y ser operadores de escáner.
    -Estamos sometidos a un reciclaje trimestral teniendo que superar unas pruebas con un tanto por ciento elevado. AESA nos examinará por escrito este próximo mes de julio. Si no se superan los reciclajes o el examen de AESA, no podremos desempeñar nuestra labor en el aeropuerto.
    -Estamos sometidos a auditorías semanales por parte de AENA. Si me pasan una prueba y no la detecto, sanción a la empresa y a mi me levantan del escáner. Si es de forma reiterada, sanciones e incluso despido del servicio. Además de AENA, nos audita AESA, nuestra empresa y la Unión Europea. Dime, por favor, si conoces algún servicio sometido a estas auditorías que se convierten en presión laboral.
    -Turnos de trabajo: de 4 a 13 horas, de 4,30 a 13,30 o de 5 a 14, entre otros. En función de donde vivas, hay que levantarse entre las 2 y las 3 de la mañana, así que cuéntame como lo combinas con tu vida social y familiar, ya que te tienes que acostar entre las 20 y 21 horas. Generalmente libras un fin de semana al mes y por jornadas de 9 horas tienes 20 minutos para desayunar y otros 10 minutos de relevo corto, todo ello sin parar en tu jornada porque en los filtros se trabaja a destajo.
    -Responsabilidad: si nos pasan un artefacto explosivo, por ejemplo, me puede costar la cárcel o una sanción que me deshabilite de mi condición de Vigilante de Seguridad.
    -Los planes de calidad que exige AENA, poco menos que besarle los pies a los pasajeros. Más de un 60% de los pasajeros incumplen la normativa, por desconocimiento o por falta de información in situ. Tenemos máquinas Happy or Not a nuestras espaldas para que el pasajero valore nuestro comportamiento al pasar por el filtro. Creo que todo el mundo sabe que los Happy or Not son para encuestas de satisfacción de clientes en ventas y post ventas, no para servicios de seguridad.
    -El riesgo que padecemos al trabajar en una de las grandes infraestructuras críticas más atractivas para los actos terroristas. Todo por el módico ingreso de 19,60 € mensuales por plus de peligrosidad mientras que detrás tenemos a los Guardias Civiles con sus chalecos anti balas y sus armas cortas y largas.
    -Por cierto, tenemos que pagarnos también el parking, de madrugada no hay transporte público para llegar al aeropuerto y AENA no regala nada. Si vieras donde comemos o dejamos nuestras mochilas y cosas personales, te asustarías.
    Podría seguir escribiendo mucho más, pero por todos estos motivos, si que consideramos que nuestro servicio es diferente y debería ser una especialidad. Creo que esta profesión se debería dignificar más y pedir y exigir más para todos y así no tener diferenciaciones entre los distintos servicios que tenemos los VVSS.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

tres × 1 =