retirada de tropas de Afganistán

Retirada de tropas de EEUU en Afganistán: ¿Garantía de paz?

Con esta combinación de agresiones y compromisos incumplidos, Estados Unidos le ha dado argumentos al Talibán para romper con los acuerdos que, hasta el momento, las fuerzas talibanes respetan. Es esperable, entonces, una escalada de hostilidades que podría terminar en un escenario muy parecido al de las peores pesadillas de la población y el Gobierno afgano: el retorno a los regímenes autoritarios basados en fundamentalismos islámicos.

Retiro de tropas de EEUU desde Afganistán

En septiembre 2020 Estados Unidos comenzó un diálogo con los insurgentes Talibanes de Afganistán que se materializaría en un acuerdo firmado el 29 de febrero de este año, en Doha, la capital de Qatar. En dicho documento, Washington se comprometía a retirar sus tropas de Afganistán en un plazo relativamente breve. A cambio, el Talibán no debería acoger terroristas ni preparar atentados contra otros Estados desde territorio afgano.

De este modo, en lo que para algunos podía interpretarse como una especie de derrota militar de Estados Unidos, el país norteamericano intentaba establecer los términos de su propia seguridad y la de sus aliados.

Recordemos, que luego del atentado a las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York, perpetrado por miembros de la organización terrorista Al-Qaeda el 11 de septiembre del 2001, la Administración Bush, apoyado con contingentes de la OTAN, emprende una invasión sobre Afganistán.

Los Talibanes, gobernantes al mando del Estado Islámico de Afganistán desde 1996, habían dado refugio y apoyo a Al-Qaeda, por lo que fueron considerados como cómplices de la organización terrorista por Estados Unidos. Y si bien se consiguió derrocar a los Talibanes del poder, estos comenzaron a rearticularse y fortalecerse en calidad de guerrilla llegando a convertirse en un actor político relevante al día de hoy. Esto al punto que se enfrentan en relativo equilibrio de fuerzas contra el Gobierno afgano.

Desde esa operación militar llevada a cabo hace ya casi 20 años, efectivos de Estados Unidos y la OTAN mantenían Afganistán bajo ocupación en un intento por detener la rearticulación de las guerrillas recalcitrantes del Talibán. Y aunque luego de la salida del presidente Bush, todas las administraciones posteriores manifestaron su interés por abandonar una campaña extremadamente prolongada, que ya cobra cerca de 2.400 soldados norteamericanos fallecidos y los costos de la guerra ascienden al billón de dólares, solo la Administración Trump consiguió darle un final definitivo. Así fue como Washington se comprometió a retirar todas las tropas estadounidenses y aliadas a más tardar el 1 de mayo de 2021.

Es por ello que desde el inicio de las negociaciones el pasado mes de septiembre, los Talibanes se encontraban expectantes. Y aunque detuvieron las hostilidades hacia tropas estadounidenses y aliadas, fueron claros en advertir que, si Estados Unidos no cumplía con sus plazos, simplemente sabotearían el proceso de paz.

Y aunque no podemos decir que alguna de las partes en conflicto haya iniciado un sabotaje al proceso de negociaciones, lo cierto es que éstas se han visto sumamente entorpecidas desde sus inicios. No solo se han mantenido tensas las relaciones entre los Talibanes -autodenominado Emirato Islámico- y el Gobierno de Afganistán, sino que, aunque en términos comparativos han disminuido los atentados y enfrentamientos en relación a años anteriores, estos se siguen sucediendo, afectando sobre todo a la población civil.

Entre acusaciones cruzadas, estos hechos incluso terminan atribuyéndose a elementos de la organización terrorista Estado Islámico –que estaría operando al interior del país.

Estados Unidos suma inestabilidad

A esas acusaciones, tensiones, ataques y atentados, que agregan incertidumbre acerca del futuro de la relación entre los Talibanes y el Gobierno una vez que las tropas estadounidenses hayan abandonado Afganistán, se ha sumado un nuevo factor de inestabilidad: la decisión de Joe Biden de que las tropas efectúen una salida gradual desde Afganistán a contar del 1 de mayo que deberá completarse el 11 de septiembre; en conmemoración del atentado a las Torres Gemelas.

Esta recalendarización ha causado extrema desconfianza en los Talibanes que esperaban que, para esa fecha, la salida de tropas extranjeras fuera total. Mohammad Naeem, un vocero de la organización, declaró a AFP que “Ello abre en principio la vía a nuestros combatientes para que adopten las acciones apropiadas contra las fuerzas invasoras”.

Así mismo, en opinión de los insurgentes, las demoras en la concreción de algunos de los puntos pactados como la liberación de miembros del Talibán encarcelados, así como los permanentes bombardeos y redadas contra civiles e insurgentes por parte de Estados Unidos, vendrían a violar gravemente el tratado de Doha.

Sin ir más lejos, el pasado domingo 2 de mayo, a un día del inicio del retiro de tropas estadounidenses de Afganistán, los Talibanes se enfrentaron con tropas del Gobierno en 10 provincias, dejando un saldo de más de 100 muertos y 50 heridos en el bando insurgente. Los estadounidenses, por su parte, habrían respondido con “bombardeos de precisión” contra las fuerzas del Talibán.

Con esta combinación de agresiones y compromisos incumplidos, Estados Unidos le ha dado argumentos al Talibán para romper con los acuerdos que, hasta el momento, las fuerzas talibanes respetan. Es esperable, entonces, una escalada de hostilidades que podría terminar en un escenario muy parecido al de las peores pesadillas de la población y el Gobierno afgano: el retorno a los regímenes autoritarios basados en fundamentalismos islámicos, como fue el Estado Islámico de Afganistán.

El retorno del país a un régimen de sistemáticas violaciones a los derechos humanos y las libertades individuales; sobre todo de las mujeres.


 Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.swissinfo.ch/spa/afp/-qui%C3%A9nes-son-los-talibanes-/45584560

https://www.france24.com/es/asia-pac%C3%ADfico/20210319-afganistan-talibanes-instan-acuerdo-estados-unidos-retiro-tropas

https://elpais.com/internacional/2021-02-28/el-proceso-de-paz-se-estanca-en-afganistan.html

https://www.france24.com/es/medio-oriente/20210313-afganistan-negociaciones-paz-rusia-estados-unidos-coche-bomba

https://www.elespanol.com/mundo/20210414/talibanes-boicotearan-proceso-eeuu-no-retira-afganistan/573693567_0.html

https://www.dw.com/es/reportan-muerte-de-un-centenar-de-talibanes-en-afganist%C3%A1n/a-57406292

https://www.elperiodico.com/es/internacional/20210503/veintena-muertos-ataques-talibanes-retirada-11698953


Acerca del Autor de este Artículo

ANDRÉS FONSECA LÓPEZ

Licenciado en Filosofía, Máster en Psicología, Posgrado en Trabajo Social, Diplomado en Políticas Sociales, Pobreza y Territorio, Diplomado en Derechos Humanos de los Grupos en Situación de Vulnerabilidad.


Oferta Formativa

Máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista

Este Máster en Geoestrategia Internacional está diseñado para dotar al alumno de amplios conocimientos relacionados con cuestiones militares, seguridad nacional, política de defensa, teoría moderna de defensa, conflictos y política internacional, servicios de inteligencia, terrorismo y crimen organizado, industria militar y economía de la defensa, entre otros.

El principal objetivo de este máster es la formación altamente cualificada de profesionales y expertos en la lucha contra el terrorismo yihadista.

Más información en nuestra página: https://www.iniseg.es/terrorismo/masteres-oficiales/master-en-geoestrategia-internacional-y-terrorismo-yihadista.html

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

20 + veinte =