Ucrania y Rusia: ¿dos ejércitos antagónicos?

VI CONGRESO INTERNACIONAL DESAFÍOS A LA SEGURIDAD GLOBAL
En el VI Congreso Internacional Desafíos a la Seguridad Global que realizará INISEG los próximos días 26, 27 y 28 de abril en la Escuela de Guerra del Ejército de Tierra (con transmisión también vía streaming) se analizará este tema y todas las amenazas y conflictos en el nuevo orden mundial, de la mano del mejor panel de expertos y profesionales. Más información en la web del Congreso #CIS_INISEG22 | https://www.iniseg.es/congreso2022/ 

Al programar la desaparición del Pacto de Varsovia (1991), el derrumbe de la URSS colocó a los países de Europa del Este ante la obligación de reflexionar sobre la reorganización de su poderío militar. Tuvieron que revitalizar el desarrollo de su capacidad militar, particularmente en las áreas de equipamiento y recursos humanos. Esto explica por qué, desde el 24 de febrero de 2022, Rusia y Ucrania han estado luchando entre sí con equipos de la misma generación en general, con la excepción de municiones específicas (en particular, misiles antitanque) proporcionadas por Occidente en el lado ucraniano. De hecho, Ucrania por sí sola, incapaz de hacer frente a un ejército ruso más poderoso, reitera su llamamiento a la OTAN para que intente equilibrar el equilibrio de poder entre David y Goliat.

Sin embargo, a pesar de estas similitudes, estos dos ejércitos aparentemente organizados por las mismas razones, en última instancia presentan modelos antagónicos porque se preparan y operan según doctrinas diferentes y apuntan a ambiciones políticas opuestas. El estudio comparativo de los volúmenes de capacidad de los dos beligerantes sólo es relevante en la escala de un compromiso regional en una lógica de ambición operativa limitada. Este es particularmente el caso con respecto a la cantidad y calidad de los medios desplegados en este conflicto por la Confederación Rusa.

Nuestro estudio se basará en el análisis de estos datos en el marco de una zona territorial precisa que se puede resumir con el territorio ucraniano. Diseccionando con método y discernimiento los puntos de la fórmula de la capacidad táctica [1], obtendremos un prisma de análisis del combate que nos permita identificar las líneas de fuerza que prevalecen en este enfrentamiento y considerar con mesura las características de un enfrentamiento entre estas dos aparentemente modelos idénticos de ejércitos, pero cuya dimensión política se convierte en vector de antagonismo entre fuerzas.

***

Caminos militares comunes pero fines políticos antagónicos

En el espectro de las fuerzas convencionales, Rusia sigue siendo la segunda potencia militar más grande del mundo. Estos últimos le permiten a priori intervenir en todo tipo de áreas diferentes para apoyar una política exterior fuerte. Sin embargo, el redespliegue de la influencia rusa en Oriente Medio y África, mediante una intervención militar directa (Siria) o indirecta (empresa de seguridad privada “Wagner” en RCA y Malí), no debe ni siquiera modificar los objetivos militares rusos fundamentales que tienen como objetivo sobre todo para garantizar la soberanía e integridad territorial de la Confederación.

Asimismo, mantener o incluso aumentar la influencia del país en el “exterior cercano” constituye la esencia de una estrategia, fuera de cualquier marco normativo internacional, que pretende ponerlos bajo su protección y defender los espacios territoriales de habla rusa. Fueron estas ambiciones políticas las que llevaron a la anexión de Crimea en 2014 y a abrir la guerra con Ucrania por los territorios del este (Donbass) cuya independencia Rusia reconoció para hacer provincias ucranianas que puedan ser controladas desde el Kremlin.

Por el contrario, a partir de 2008, el Estado ucraniano tomó la decisión presupuestaria de invertir masivamente en una política de defensa, particularmente en programas de armamento y en el reclutamiento de personal militar. La política de defensa enfatiza entonces el mantenimiento de la soberanía y la capacidad de reacción, en profundidad, ante un posible ataque desde el Este. Para ello, Ucrania adoptó una doctrina, revisada en 2015, que identificaba a Moscú como un “adversario militar potencial”, por lo que pedía una “reforma integral” en el ámbito de la seguridad. Así, para apoyar al sector de la defensa, el gobierno ha comprometido fuerzas para participar en ejercicios bilaterales y multinacionales con el apoyo de la OTAN.

Además, las fuerzas armadas ucranianas han intensificado su proceso de transformación tras la anexión de Crimea en 2014 y el inicio de las tensiones en el este del país, con en particular la aprobación de una nueva estrategia de seguridad nacional en septiembre de 2020. Las reformas apuntan a producir fuerzas armadas y promover el sector de defensa territorial. De hecho, la principal preocupación de seguridad de Ucrania es el apoyo de Rusia a los separatistas en el este del país y su ocupación de Crimea. Los intercambios de fuego esporádicos entre las fuerzas independentistas y las fuerzas ucranianas continuaron hasta 2020. Un nuevo alto el fuego, acordado en julio de 2020, se había violado en varias ocasiones hasta noviembre de 2020.

Estudio comparativo de recursos humanos

 Las fuerzas armadas rusas están compuestas principalmente por soldados activos y reclutados. Las reformas de defensa, iniciadas en 2008, marcaron el cambio de la movilización masiva basada en el servicio militar obligatorio a fuerzas terrestres más pequeñas y profesionalizadas. Así, el ejército ruso suma una plantilla de 900.000 soldados activos que incluyen entre otros 280.000 terrestres, 150.000 marines y 165.000 aéreos. A esto se suma la presencia de 554.000 paramilitares (milicias) y una base de retaguardia de reservistas de todas las armas de 2.000.000 de soldados. Este ejército se divide en cuatro distritos: Este, Oeste, Centro y Sur.

La política de contratación de defensa de Ucrania puede describirse como similar a la de Rusia. De hecho, el ejército ucraniano, que solo puede contar con los contingentes llamados en el marco del servicio militar obligatorio que tiene lugar solo dos veces al año, ha entrado ahora en una política de profesionalización a largo plazo. Suma una plantilla de 209.000 soldados, incluidos entre otros 145.000 terrestres, 11.000 marines y 45.000 aéreos. Se puede sumar la presencia de 102.000 paramilitares (milicias) y 900.000 reservistas. Sin embargo, la estructura de reservas cambia en 2020 para establecer una reserva operativa que se pueda movilizar de manera más eficiente. Así, el ejército ucraniano se está profesionalizando y generando una reserva militar. Este ejército también se divide en cuatro áreas de mando.

El balance de capacidades de poder en los programas de militarización

 Por analogía, Rusia y Ucrania tienen dos modelos similares de ejércitos. Los medios de capacidad han seguido una evolución casi idéntica debido a su historia desde la era soviética, ya sea para armas de contacto, apoyo o en evolución tecnológica con la llegada de los drones por ejemplo.

Desde principios de la década de 1990, Rusia se ha desarrollado constantemente en el campo de las capacidades militares. Continúa modernizándose mediante el diseño, desarrollo y fabricación tanto de armas nucleares como de equipos convencionales de próxima generación. Aunque varios de los objetivos más ambiciosos no se han logrado en el campo de las adquisiciones, el “Programa Estatal de Armamento 2020” ha tenido un gran éxito. De hecho, el sector de la defensa ha tenido un éxito notable en términos de exportaciones, en particular de aviones de combate y sistemas de misiles tierra-aire. A pesar de que su base de defensa industrial sufrió por la falta de inversión en la década de 1990 y, más recientemente, por la pérdida de acceso a los componentes ucranianos, el programa de seguimiento, SAP 2027[2], continúa centrándose en la modernización. Así, desde el final de la era soviética, el proceso de actualización de los tanques solo se ha hecho realmente a partir de 2009 con la aparición del tanque T-72B y luego el T-72B3M en 2016. Dotados de una mayor potencia de fuego y mejor resistencia a los golpes, la actualización del material demuestra ser beneficiosa para el ejército ruso. Según estimaciones de la inteligencia estadounidense, al inicio del conflicto Moscú había concentrado 200.000 efectivos en las fronteras de Ucrania, con unos 5.500 tubos de artillería de todo tipo, de 2.600 a 3.000 tanques, la mitad de los cuales eran de nueva generación a disposición inmediata de las fuerzas activas, a lo que no debe omitirse la incorporación de vehículos blindados de infantería, avanzados sistemas antiaéreos (Pantsir [3]) así como un importante número de buques de guerra en el Mar Negro. Siendo la segunda potencia nuclear del mundo, persigue el desarrollo de armas de alta precisión (en particular supersónicas). Cabe recordar que en esta área no excluye el uso del fuego nuclear para acciones tácticas de menor escala. Así, la combinación de masa y fuego le proporciona una fuerza disuasoria estratégica y táctica de primer orden.

Al mismo tiempo, consciente de los intereses militares en su territorio, el Estado Mayor ucraniano ha invertido económicamente en el proceso de militarización del país. El programa intensifica el desarrollo de fuerzas de operaciones especiales, tropas de artillería y misiles, aviación militar, unidades de defensa aérea y fuerzas de artillería naval y misiles costeros. Ante la amenaza rusa, la modernización de los equipos es una prioridad, particularmente en las fuerzas terrestres con capacidad de artillería y misiles. Los sistemas de artillería de la era soviética todavía se están modernizando mientras se benefician del efecto igualador de su combinación con medios innovadores (acoplamiento artillería-dron). Pero hay un esfuerzo de diseño y producción dirigido a nuevas armas y municiones como cohetes y tubos de artillería que se están desarrollando y probando. Aún en el campo de la artillería, es necesario mejorar los medios de comunicación y reconocimiento. Finalmente, la Fuerza Aérea está desarrollando sus fuerzas de defensa aérea equipadas con misiles, enfatizando la modernización del equipo de la era soviética y la compra de drones, incluidos los sistemas turcos TB2 utilizados principalmente contra objetivos desprotegidos por la defensa antiaérea rusa. Antes del ataque de Rusia, Ucrania tenía 187 aviones, 10 veces menos que Rusia. En cuanto a la armada, ha optado por mejorar sus fuerzas de defensa costera. Para ello, Ucrania ha desarrollado el sistema de misiles antibuque “Neptune” y también ha probado el S-125, que está destinado a neutralizar objetivos de superficie. También se adquirieron vehículos blindados, como el T-72AMT, incluidos vehículos patrulleros protegidos.

A partir de estos elementos, podemos asegurar que el equilibrio general de poder en volumen de capacidad está a favor de los rusos. Sin embargo, incluso si tienen tal poder, el gobierno ruso ha optado por comprometer en Ucrania solo alrededor de dos tercios de sus capacidades (excluyendo las reservas) para lograr una proporción de fuerzas de tres contra uno. De hecho, tienen la seguridad de la superioridad aire-tierra. Pero, el dispositivo ruso sigue debilitado por la contramedida ucraniana que se benefició de la entrega por parte de Occidente de misiles antitanques y antiaéreos y otros equipos de protección personal. A pesar de un equilibrio de poder favorable a los rusos, los ucranianos logran resistir gracias a este apoyo occidental. Como resultado, la maniobra rusa choca con la oposición y corre el riesgo de perder impulso y quedarse sin fuerza.

Doctrinas en confrontación: en el contexto del conflicto ruso-ucraniano

Desde 2014, Moscú ha mantenido su ocupación de Crimea mientras continúa reforzando su presencia militar allí y apoyando a las fuerzas separatistas ubicadas en el Donbass. Es en este contexto que comienza la ofensiva rusa en Ucrania el 24 de febrero de 2022. El presidente V. Putin compromete 200.000 soldados en el lugar. El objetivo es tomar los territorios de habla rusa y presionar a Kiev para obtener una ventaja sobre posibles negociaciones. La operación rusa se divide en tres zonas: asedio de kiev, Donbass, captura de Odessa por el Dnieper. Para compensar los ataques terrestres ralentizados por la defensa de desgaste ucraniana, se establecen operaciones anfibias y aeromóviles en las tácticas ofensivas. Es un ataque tridimensional que utiliza los tres componentes principales del ejército. Frente a la ofensiva rusa, Ucrania tiene sus fuerzas a la defensiva. Sin embargo, hasta la fecha se dispone de poca información sobre este ejército.

Durante esta guerra, los rusos se enfrentan a dos complicaciones principales: el área urbana y el Dnieper. En efecto, en la doctrina rusa, la Artillería debe allanar el camino a la infantería ya los vehículos blindados, retomando la convicción de Stalin de que esta arma es “el dios de la guerra”. Pero ante los riesgos de afectar a las poblaciones y frente a las cuestiones internacionales, V. Poutine optó, en un primer momento, por no emplear esta potencia de fuego, rompiendo así su doctrina militar. Además, debido a los pantanos ubicados al noreste de la capital y rasputitsa, las unidades rusas deben usar las carreteras principales y se encuentran vulnerables a su oponente, incapaces de comprometer sus fuerzas en diferentes puntos tácticos. Siguen la topografía similar a los ejes soviéticos en la Operación Bagration de 1944, lo que sugiere, entonces, que sólo existe esta oportunidad de tomar posesión de esta zona urbana.

En definitiva, dos maniobras se enfrentan. Los rusos están concentrando sus brigadas y realizando un movimiento general en cada zona de combate. Por lo tanto, a pesar de su colosal potencia de fuego y fuerza militar, son menos ágiles y menos efectivos en su avance para romper el frente enemigo. Por el contrario, habiendo aprendido la doctrina ucraniana del Donbass en 2014, las brigadas emplean un combate descentralizado maniobrando en la zona de caza para contrarrestar la fuerza rusa y hostigarla. Por lo tanto, no luchan frontalmente a diferencia de 2014, sino que atacan por la retaguardia con misiles antitanque y lideran una lucha de desgaste y sorpresa para cansar a sus enemigos. Los ucranianos no favorecen el enfoque frontal sino que prefieren maniobrar desde las alas [4]para debilitar a las fuerzas enemigas enfrentadas. Sin embargo, hay que señalar una peculiaridad en el Donbass. El sistema de defensa militar ucraniano establecido en 2014, tras la anexión de Crimea, destaca una dialéctica ofensivo-defensivo en un combate convencional donde la maniobra rusa toma la forma de un combate frontal con enfoque directo.

La disposición de las dos fuerzas antagónicas en el teatro de guerra

Es un estudio que puede orientarse a la luz de las libertades de acción de los beligerantes en territorio ucraniano. Para apoyar este análisis de las dos fuerzas en el contexto de un conflicto, la actualización de la situación del 6 de marzo de 2022 destaca el sistema defensivo ucraniano ante la maniobra de invasión rusa.

Los rusos han comprometido al menos 115 grupos tácticos de armas combinadas repartidos en varias áreas. Están apoyados por brigadas bielorrusas y unidades separatistas. Al norte, en la táctica del Asedio de Kiev, los rusos se enfrentaron a tres ejércitos para rodear un mínimo de cuatro brigadas. Prefieren producir el esfuerzo de cerco de áreas urbanas llevando a cabo una estrategia de ataque en profundidad al territorio para presionar y asfixiar al gobierno ucraniano. En el Frente Oriental, tres ejércitos y dos cuerpos de ejército están tratando de cruzar el glacis defensivo ucraniano compuesto por al menos siete brigadas repartidas por todo el frente y liderando una lucha de desgaste. Finalmente, en el frente sur, las fuerzas rusas controlan la frontera con Moldavia con tres regimientos. A esto se suma un ejército y dos divisiones como mínimo que deben maniobrar para hacerse con el control de Odessa a través de puntos de cruce en el Dniéper. La lucha ucraniana llevada a cabo en la retaguardia impide el avance de los rusos y limita su libertad de acción hasta el punto de comprometer la misión porque ya no pueden concentrar sus esfuerzos.

***

En el momento de estos hechos recientes, el teatro operativo permite apoyar la reflexión sobre la forma en que dos fuerzas similares explotan su equipamiento, basado en modelos y logros de la era soviética, así como sus recursos humanos cuyo antagonismo es esencialmente una cuestión de doctrina. El primero lleva a cabo una táctica ofensiva proyectando su esfuerzo en profundidad pero encontraría dificultades en la práctica por una evidente fragilidad en la formación y entrenamiento de los luchadores. El segundo avanza una táctica defensiva utilizando dos estilos de maniobras, frontal o desde las alas, resistiendo al invasor con apoyo occidental indirecto. Podríamos ampliar nuestra reflexión sobre los retos estratégicos de la defensa. Clausewitz y Jomini chocan, uno argumenta que la defensa es más fuerte que la ofensiva y el otro lleva a un análisis de la desventaja de esta posición en la pelea. En efecto, según el contexto actual, el privilegio de la iniciativa del invasor lleva a una fuerza en la concentración de los principios de las acciones tácticas (“principios de la guerra”) que obliga a los defensores a encontrar alianzas políticas y a realizar una guerra defensiva pero también una resistencia al desgaste para tratar de recuperar el control de las áreas en disputa.

A pesar de esta vuelta al combate acorazado y mecanizado desaparecido desde los grandes ejercicios de la Guerra Fría, llama la atención que este conflicto combine también la acción en campos inmateriales (información, propaganda) con una rara intensidad. Las fuerzas morales están en el centro de tal reflexión porque las dos doctrinas militares dependen intrínsecamente de cuestiones políticas territoriales pero también internacionales y del fervor de las dos naciones respectivas. Teniendo un valor disuasorio, la presión del hecho político en el ámbito militar impacta necesariamente en la conducción de las operaciones relativas al uso de material de guerra y recursos humanos. La diferencia en las ambiciones políticas, las limitaciones éticas [5]influyen en la opinión pública y la percepción internacional. La diplomacia y la acción armada son partes esenciales del corazón palpitante de la política de guerra.

 

Marie Plus | Profesora de Historia en el CTGHM/CDEC

Miembro del Comité Científico

 

[1]Medios (equipos y personal), organización, doctrina, formación.

[2]Programa de Estabilidad 2021-2027. En Rusia, el aumento de los precios del petróleo y el uso del margen fiscal deberían permitir que la economía se recupere rápidamente.

[3] Vehículo antiaéreo de corto a mediano alcance fabricado por el Complejo Militar-Industrial de Rusia .

[4]Antoine Jomini (1779-1869) afirma que los principios deben dictar dónde debe concentrarse el ejército, en qué dirección debe moverse, qué parte de la posición enemiga debe atacar. Las batallas pasadas han tenido éxito o han fracasado dependiendo de si se libraron de acuerdo con los principios de la guerra.

[5]Por ejemplo: no compromiso de todas las fuerzas de capacidad rusas para preservar las poblaciones.


Enlaces sugeridos:

Última hora de la guerra en Ucrania, en directo | La OTAN asegura que Rusia no se está retirando, sino que busca fortalecer su ofensiva en el este

https://elpais.com/internacional/2022-03-31/guerra-rusia-ucrania-hoy-ultima-hora-de-la-invasion-en-directo.html

Rusia y Ucrania: 4 claves que explican qué está haciendo bien Ucrania para contener el poderío ruso

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-60874623

La feroz guerra informativa que se libra a la par de los combates entre Ucrania y Rusia

https://www.lanacion.com.ar/estados-unidos/la-feroz-guerra-informativa-que-se-libra-a-la-par-de-los-combates-entre-ucrania-y-rusia-nid26032022/

¿Cómo puede acabar la invasión a Ucrania? Estos son los escenarios de la guerra de Putin

https://www.elconfidencial.com/mundo/2022-03-12/escenarios-guerra-rusia-ucrania-putin-final-invasion_3388504/

Guerra Rusia-Ucrania: Taiwán dice que enfrenta amenazas similares a las de Kiev

https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/guerra-rusia-ucrania-taiwan-dice-que-enfrenta-amenazas-similares-a-las-de-kiev-nid02032022/


Oferta Formativa

Máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista

Este Máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista está diseñado para dotar al alumno de amplios conocimientos relacionados con cuestiones militares, seguridad nacional, política de defensa, teoría moderna de defensa, conflictos y política internacional, servicios de inteligencia, terrorismo y crimen organizado, industria militar y economía de la defensa, entre otros.

El principal objetivo de este máster es la formación altamente cualificada de profesionales y expertos en la lucha contra el terrorismo yihadista.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

cinco × cuatro =