Bitcoin

Bitcoin: de luces y sombras

El Bitcoin no deja de hacer noticia. El pasado 21 de febrero, la criptomoneda sorprendió al mundo alcanzando un precio récord de 58.356 dólares y superando un valor total de mercado de un billón de dólares.

Entusiasmo de la criptomoneda

Un par de semanas antes, el multimillonario Elon Musk, había invertido cerca de 1.500 millones de dólares en la divisa a nombre de Tesla. A esta tendencia también se habían sumado firmas de renombre como MasterCard y BNY Mellon. De ahí que las expectativas fueran altas, lo que permitió que en cerca de un mes la criptomoneda duplicara su precio.

Eso sí, la inversión vino seguida de un mensaje en el que Musk sostuvo que el bitcoin estaba algo sobre valorado. Puede que, por este motivo, este pico en el precio del bitcoin no durase demasiado. En poco tiempo, el bitcoin ya había registrado una abrupta caída de un 22%. Y aunque este tipo de volatilidad podría dar señales de alto riesgo para los inversionistas, lo cierto es que las alzas son sostenidas en el tiempo, lo que da confianza a sus usuarios.

Pero no solo el bitcoin cotiza al alza. Su competidora más cercana en el campo de las criptomonedas, Ethereum, también registra un crecimiento, más lento, pero progresivo y sostenido, bordeando los 2.000 dólares, a ratos que comenzó este 2021 en 730 dólares.

Se entiende entonces que el ambiente que rodea al bitcoin -y por extensión a otras criptomonedas– sea de optimismo. Gracias a los comentarios de figuras como Musk, la moneda sale del underground en el que fue desarrollada, y se abre al mundo de forma atractiva, permitiendo la posibilidad de invertir, pero también de especular con las alzas en su cotización.

No todo es optimismo

¿Qué es el bitcoin? En términos sencillos es dinero virtual que opera sobre la llamada tecnología blockchain; que es una suerte libro contable digital. Con los bitcoins podemos hacer todo tipo de transacciones comerciales e inversiones como con cualquier tarjeta de crédito. Entre sus características, podemos mencionar que sus transacciones garantizan total anonimato a sus usuarios, gracias a los códigos cifrados con los que se desenvuelve. Cabe señalar, además, que no está regulada por administraciones estatales, aunque sí existe un control por parte de los “mineros de datos”, que son grupos de individuos que procesan las transacciones virtuales.

Estas características que para muchos pueden ser virtudes, están sujetas a duras críticas desde distintos frentes. Pasemos a revisar algunas de ellas.

Una de las primeras críticas apunta, precisamente, a la principal característica de la divisa, que es su naturaleza virtual. Se la indica como dinero fiduciario o inorgánico, es decir una moneda que solo tiene valor por la confianza que la sociedad -o, en este caso, parte de ella- deposita en la misma. Su valor, en suma, dependería de un acto de fe colectivo y no de un respaldo concreto como el oro que históricamente respaldó a monedas como el dólar. Esta crítica puede ser certera en su contenido, pero llega algo tarde porque en la práctica, tanto dólares como euros son dinero fiduciario.

En una línea similar, desde la ética económica, se levantan críticas porque, antes que una divisa, el bitcoin parece un instrumento especulativo que podría ser artífice de futuras burbujas financieras con terribles consecuencias para la economía -como las que hemos podido presenciar las últimas décadas.

Desde otro flanco, y a propósito de la tendencia a invertir en bitcoins, se le critica su extrema volatilidad. La Secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, preocupada por estas veloces alzas en la cotización del bitcoin ha advertido de lo variable que puede ser el valor de la criptomoneda, cosa que puede suponer un alto riesgo para inversionistas menores.

Pero más allá de esa posibilidad -que parece preocuparle poco a los optimistas del bitcoin– ha puesto el acento sobre todo en la presunta relación que tendría la criptomoneda con las actividades de la economía sumergida u oscura, es decir con actividades ilegales. El carácter totalmente anónimo de las transacciones efectuadas en esta divisa, se presta fácilmente para ese tipo de actividades.

Impacto en el medio ambiente

Y la última crítica contra el bitcoin viene desde un ámbito inesperado: el medio ambiental. Como sabemos, antes de ser conocido por darle su respaldo al bitcoin, Elon Musk era y es uno de los principales promotores de los coches eléctricos amigables con el medio ambiente. Mientras que el bitcoin no destaca por ello. Al contrario, exhibe unas cifras que, aun cuando es un fenómeno incipiente, han puesto en alerta a los defensores del medio ambiente. Por ejemplo, algunos datos:

“toda la red de Bitcoin consume anualmente 123 TW·h”, esto es “más que los Emiratos Árabes Unidos o la mitad del consumo español”. La huella de carbono de la criptomoneda asciende a 37 millones de toneladas de CO2, lo que la sitúa al nivel de “emisiones de Dinamarca o Eslovaquia” o a“las emisiones de cuatro millones de coches diésel al año o más de 10 veces el CO2 no emitido por los coches eléctricos de Tesla (3.7M de toneladas de CO2)”.

¿Por qué ocurre esto? Precisamente por la tecnología blockchain en la que se basa. Los procesos de encriptación y descifrado requieren de respaldo en hardware que es utilizado por la red de “mineros de datos” detrás de esa información.

Entonces, sí, hay optimismo. Pero, ad portas de una crisis climática global que requiere enfriar el planeta; y con la experiencia de burbujas financieras anteriores, ¿será necesaria otra divisa presta a la especulación, útil a la economía sumergida y que además consume enormes cantidades de energía?


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.bolsamania.com/noticias/criptodivisas/bitcoin-tercera-moneda-importante-ultra-volatilidad-problema–7848101.html

https://cronicaglobal.elespanol.com/business/jefes-tesla-twitter-washington-volatilidad-bitcoin_451572_102.html

https://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/11109301/03/21/Un-largo-camino-para-el-Bitcoin.html

https://metalesdeinversion.com/el-patron-oro-cuando-el-sistema-monetario-estaba-respaldado-por-metal/

https://www.caixabankresearch.com/es/economia-y-mercados/mercados-financieros/bitcoin-burbuja-especulativa-o-moneda-del-futuro

https://www.elperiodico.com/es/economia/20210224/bitcoin-que-es-6467132

https://www.entrepreneur.com/article/365890

https://www.elsaltodiario.com/criptomonedas/gasto-energetico-paradoja-elon-musk-bitcoin-cambio-climatico


Acerca del Autor de este Artículo

ANDRÉS FONSECA LÓPEZ

Profesional en Ciencias Sociales, Económicas y Gestión de Proyectos. Licenciado en Filosofía, estudios de Máster en Psicología y posgrados en Trabajo Social, Innovación y Emprendimiento. Especializado en Estudios del Desarrollo, Economía Política, Cooperación al Desarrollo y Derechos Humanos.


Oferta Formativa

Máster en Dirección y Gestión de la Ciberseguridad

La ciberseguridad ha pasado de ser un actor secundario a convertirse en un elemento fundamental de la estrategia corporativa, cuya gestión debe planearse y ejecutarse mediante un enfoque general orientado al cumplimiento de los objetivos estratégicos.

Con este máster de ciberseguridad online, te podrás registrar como Perito Judicial en Aspejure para figurar en los listados judiciales de Tribunales Superiores de Justicia, Audiencias Provinciales y Juzgados Decanos, así como en los juzgados de las provincias que selecciones.

Más información en nuestra página: https://www.iniseg.es/ciberseguridad/masteres-oficiales/master-en-direccion-y-gestion-de-la-ciberseguridad.html

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*