fraude electoral

¿Fraude electoral en EE.UU. por medio del voto electrónico?

El fraude electoral se puede cometer en cualquier elección y en cualquier país. El objetivo es alterar los resultados electorales y es muy difícil de demostrar, ya que los testimonios o denuncias partidistas no son muy objetivos. El sistema electoral se complicó aún más cuando se incluyó el voto electrónico.

Sistema electoral estadounidense

Todo el problema se inició en el año 2001, cuándo fue aprobada una Ley en el Gobierno de Bush, por un Congreso dominado por los republicanos, la cual once meses después entró en vigor y “aceleró en gran medida la completa computarización de las elecciones de Estados Unidos”.

La Ley iba dirigida a que los Estados adoptasen tecnologías del tipo de los sistemas de votación con pantallas táctiles. Conocidas como DREs, que más tarde se sustituyeron por código de barras o BMDs, que “carecen completamente de mecanismos de ciberseguridad para proteger el proceso cada vez más oculto que promueven”, según Simon, autor de Code Red, Computerized Election Theft and The New American Century en una entrevista con MintPress.

El sistema electoral estadounidense es muy complejo y más aún al añadir los sistemas electrónicos de votación, lo que facilita hacer trampa.

¿Por qué es engorroso el sistema de votación estadounidense?… porque primero hay que registrarse antes, en cada elección, en unas oficinas especialmente destinadas a esto, las cuáles han ido disminuyendo en número y muchas veces a los votantes les queda muy lejos de su domicilio. Lo que puede incidir en la escasa participación de los ciudadanos en las elecciones. Lo que este año no ocurrió, ya que hubo un 66% de votantes.

También existe la supresión de votantes de las listas de registrados, que recae en las minorías raciales.

Tampoco ayuda que las elecciones sean en un día laborable y menos aún que la población que ha estado encarcelada no pueda votar de por vida, en muchos Estados.

A todo esto hay que añadirle que cada Estado tiene su Ley Electoral, y el hecho de haber incluido hace varios años el sistema electrónico de votación, facilita el posible fraude electoral.

Algunos ingenieros informáticos llevan tiempo diciendo que el sistema de votación electrónico es factible de fraude.

A pesar de las pruebas que existen acerca de la vulnerabilidad de los sistemas electrónicos de votación de Estados Unidos, que abren el camino a muchísimas trampas electorales, gran parte de los ciudadanos no están conscientes de la magnitud del problema y de lo fácil que resulta manipular los resultados de las votaciones sin dejar rastro.

Después que se produjeran ciberataques en los sistemas de votación en el año 2016, se creó CISA, Cybersecurity & Infrastructure Security Agency, con el objetivo de hacer cumplir el protocolo de seguridad de las elecciones, dictado por el Ministerio de Interior.

voto electrónico

Este año, CISA estableció para prevenir el hacking una “habitación de guerra 24/7”, cuyo objetivo era “monitorizar la red de cada uno de los sistemas electorales estatales simultáneamente hasta que fuese contado el último voto”.

El problema mayor no estuvo en las ciberamenazas, que los medios de comunicación comentaban antes de los comicios, sino en el grado de acceso que tienen las empresas privadas de las máquinas electrónicas de votación, que controlan el 92% del mercado electoral estadounidense.

Estas empresas privadas son siete: “Dominion, ES&S, Tenex, SGO/Smartmatic, Hart InterCivic, Demtech y Premier (antes Diebold)”. A casi todas se les ha acusado de manipular los recuentos y otras irregularidades en sus sistemas.

Los expertos de los dos principales partidos, coinciden en que el fraude electoral ocurre con bastante frecuencia desde que se impusieron las máquinas electrónicas de votación.

Jonathan Simon, explica que: “Buena parte de las máquinas que se usan para registrar y contar votos están equipadas con modem, lo que las deja muy vulnerables a la interferencia remota, o bien programadas mediante otras computadoras que están conectadas a Internet (como BMD’s, DRE’s o escáneres ópticos) o tabuladores centrales”.

Lo que sí está claro, es que el fraude electoral existe, y que ambos partidos han usurpado los procesos electorales, para mantenerse en el poder a base de mentiras.

El aspecto más directo de una democracia es el voto y lamentablemente en Estados Unidos el sistema electoral está empañando el derecho de los ciudadanos a creer en una elección presidencial justa, por la poca o nula transparencia de dicho sistema.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://canarias-semanal.org/art/29101/la-modelica-democracia-estadounidense-un-sistema-que-posibilita-el-fraude-electoral

https://www.foxnews.com/politics/trump-mail-in-voting-will-lead-to-most-corrupt-election-in-us-history


Oferta Formativa

Máster en Ciberseguridad, Análisis e Ingeniería

El Máster en Ciberseguridad, Análisis e Ingeniería es una titulación oficial de II livello (segundo nivel) de la universidad Pegaso de Italia, que da acceso al doctorado debido a su adaptación y acogida al plan Bolonia y al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

Este Máster de Ingeniería en Ciberseguridad tiene como objetivo principal la formación de expertos en el sector de la seguridad informática desde un punto de vista teórico-práctico. En especial, gracias a una focalización principalmente basada en la ingeniería informática y en las prácticas de ciberseguridad.

El máster busca difundir una cultura adecuada sobre el uso de sistemas informáticos en modo correcto y seguro con el fin de mejorar las capacidades personales de contrarrestar las amenazas provenientes del ciberespacio.

Más información en nuestra página https://www.iniseg.es/ciberseguridad/masteres-oficiales/master-ingenieria-ciberseguridad.html

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*