Coronavirus

Coronavirus: hay que tomarse la epidemia en serio

Debido a los acontecimientos ocurridos a nivel internacional sobre el famoso y temido #coronavirus, hemos querido consultar a nuestro experto en Seguridad y Defensa, David de Caixal, sobre el impacto que este pánico colectivo está provocando en la sociedad, desde una mirada en la Seguridad, Economía, Social y sobre todo Humana.

¿Qué nos espera a futuro como sociedad?

Coronavirus: ¿estamos en presencia de una pandemia?

La respuesta a la epidemia del coronavirus está siendo diferente en cada lugar del mundo. Sobre todo, a la hora de poner en marcha medidas que frenen el contagio. El COVID-19 es un nuevo tipo de coronavirus que podría haber saltado al ser humano desde los animales, mutando en un nuevo organismo con mayor capacidad virulenta para los nuevos organismos que infecta. Estos patógenos se han identificado recientemente y las medidas exhaustivas de salud pública, exhaustivas y coordinadas, son las mejores armas para mantener los brotes esporádicos bajo control.

Existen varios coronavirus que afectan a los humanos con frecuencia, sobre todo los tipos 229E, NL63, OC43, y HKU1, que atacan a las vías respiratorias medias y altas, causando el conocido catarro.

La inmensa mayoría de las personas, serán infectadas por uno o más de estos coronavirus en algún momento de su vida. Otras veces, estos patógenos afectan a animales, pero dada su alta capacidad y velocidad evolutiva pueden pasar a infectar a personas, mutando su cepa y convirtiéndose en un nuevo tipo de coronavirus, lo que se conoce como transmisión zoonótica. Una vez el virus ha saltado la llamada “barrera entre especies” comenzará a infectar a otros organismos de la misma especie.

Los coronavirus se identificaron a mediados de la década de los años 60 y se llaman coronavirus por el aspecto de corona de las proteínas con forma de espiga que presenta la superficie del patógeno. Hay cuatro subgrupos de coronavirus: alfa, beta, gamma y delta: 229E (alfa coronavirus), NL63 (alfa coronavirus), OC43 (beta coronavirus), HKU1 (beta coronavirus), MERS-CoV (beta coronavirus que causa el SARS o MERS), SARS-CoV (beta coronavirus que causa SARS) y nuevo coronavirus SARS-CoV-2 o or COVID-19, causante de la enfermedad por coronavirus de 2019.

Las infecciones causadas por coronavirus suelen provocar fiebre, rinorrea y síntomas respiratorios (tos y disnea o dificultad para respirar). En los casos más graves pueden causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte en muy raras ocasiones. De momento, las personas de edad avanzada y las que tienen dolencias preexistentes (como diabetes y cardiopatías) parecen tener un mayor riesgo de presentar una forma grave de la enfermedad.

El periodo de incubación es el intervalo de tiempo que transcurre entre la infección y la aparición de los síntomas clínicos de la enfermedad. Por lo que se sabe hasta ahora, el periodo de incubación varía entre 1 y 12,5 días, con una media estimada de 5-6 días, estimaciones que se irán actualizando en función de los resultados de las investigaciones en marcha.

En función de otras enfermedades provocadas por coronavirus, entre ellas el MERS y el SARS, se estima que el periodo de incubación del 2019-nCoV podría ser hasta de 14 días. El covid-19 mantiene a los gobiernos alerta, pero empiezan a surgir voces que recuerdan que entrar en pánico solo puede agravar la situación. Las imágenes de gente acaparando alimentos, las noticias de que se agotan las mascarillas o las teorías de la conspiración que se propagan en las redes sociales, no están ayudando a tranquilizar a la población.

coronavirus

En Estados Unidos y Australia la gente corrió a los supermercados a abastecerse de alimentos ante las primeras noticias de coronavirus.

 

Otra teoría dice que este coronavirus se “creó” en el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Wuhan, un laboratorio de investigación donde se trabaja con microrganismos extremadamente peligrosos.

Covid-19 podría provenir de laboratorios de máxima seguridad, situados muy cerca del mercado de mariscos de Wuhan y que se dedican a la identificación de patógenos. Diciendo que ahí los investigadores habrían creado el virus a propósito o por accidente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha negado el rumor que circula sobre la propagación del coronavirus a grandes distancias a través del aire, recalcando que se propaga a través de las gotículas que se generan cuando una persona infectada tose o estornuda, o a través de gotículas de saliva o de secreciones de la nariz. Agregando además, que éstas pueden alcanzar no solo un metro de distancia.

Incluso, existe más de una persona con “ideas conspirativas” que asegura que esta posible pandemia no es casualidad, sino que posiblemente, ha sido fabricada por el propio ser humano, como plan para exterminar a parte de la humanidad.

coronavirus
Imagen de archivo de una rueda de prensa de la OMS, con su director general, Tedros Adhanom, y su director ejecutivo Michael J. Ryan (MARTIAL TREZZINI / EFE)

 

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha afirmado que el Covid-19 ha superado los 100.000 contagios en más de un centenar de países. Es preocupante que tantos países se hayan visto afectados tan rápidamente, el número de casos muestra que la amenaza de pandemia se ha vuelto muy real, pero ésta podría ser la primera pandemia en la historia que seamos capaces de controlar”.

No solo nos enfrentamos a una pandemia, sino a una crisis económica provocada por el Coronavirus.

coronavirus

Los mercados globales se desplomaron cerca de 10% en la peor semana bursátil desde las crisis de 2008./Fuente: Getty Images

 

¿La causa? El temor de los inversores a las consecuencias económicas de la rápida propagación del coronavirus en el mundo. El descenso de Wall Street se suma a la baja en las bolsas europeas y asiáticas, arrastradas por la inquietud que existe en los mercados, ante una posible recesión económica global y una pérdida de rentabilidad en el mundo corporativo por el coronavirus.

El barómetro de bolsas en países desarrollados y mercados emergentes MSCI acumuló una caída de 11% desde la semana pasada, mientras que las acciones de la industria de viajes y entretenimientos en Europa fueron unas de las más golpeadas, con una estrepitosa caída de 19% en una semana, que marca el mayor descenso del sector desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Los mercados globales enfrentan la peor semana bursátil desde las crisis de 2008. / Fuente: Getty Images

De hecho, ya han empezado a hacerse públicas las predicciones sobre el efecto que el bloqueo en China tendrá en el comercio y la economía global. La consultora Capital Economics, con sede en Londres, estima que el brote costará más de US$280.000 millones en solo los primeros tres meses de 2020.

Ciertos productos como las mascarillas y los desinfectantes de manos están directamente agotados o subiendo de precio de manera acelerada, pura ley de la oferta y de la demanda. También observamos la tendencia de la población a acumular comida ante la creciente incertidumbre.

Las Bolsas se han dado cuenta del potencial peligro económico de la expansión del coronavirus y caen con fuerza. El pánico, la psicología y las emociones juegan un importante papel en esos momentos. En nuestro país el coronavirus ya ha dejado consecuencias económicas de calado, como la pérdida de ingresos debido a la cancelación del Mobile World Congress y deberíamos prestar mucha atención al potencial efecto del coronavirus sobre el turismo en España, uno de los principales sectores de nuestra economía.

Ya observamos los adversos efectos negativos sobre comercio y turismo que está teniendo la aparición de un brote de la enfermedad en el norte de Italia.

La propagación del coronavirus a nivel mundial es inevitable. Estados Unidos ya no cuestiona esto, sino que se plantea cuándo y con qué fuerza va a afectar al país. Podemos aplicar esto al resto de países del mundo. Aún es pronto para cuantificar las pérdidas económicas que va a suponer la proliferación del coronavirus en todo el mundo, aunque ya se observa el efecto negativo en empresas de todos los países

El impacto inicial de la epidemia sobre la actividad económica se está cebando, sobre todo en sectores como el turístico (aerolíneas, agencias de viaje, hoteles…) y en aquellos otros más dependientes de la cadena internacional de suministros (industria de la automoción, calzado y textil, alta tecnología y artículos del hogar), pero la preocupación por los efectos de la epidemia se extiende a todos los sectores y subsectores de la economía española.

El turismo ha sido uno de los primeros en sufrir el impacto del coronavirus, y en España, donde el sector contribuye a más de un 11% del PIB, el golpe puede ser relevante. Las agencias de viajes advierten que la semana pasada las reservas estaba más de un 20% por debajo de 2019.

Simultáneamente, en los mercados de materias primas, también se observó una importante caída de los precios, especialmente en el petróleo que pasó de cotizar por encima de los 68 dólares por barril a principios de año, a intercambiarse por menos de 59 dólares el lunes 27 de febrero. Aunque desde el lunes, las cotizaciones se han recuperado en parte, cabe preguntarse si está justificado este fuerte cambio de los precios como consecuencia de la epidemia.

A los efectos globales del coronavirus, la caída en las bolsas y la baja en el precio de las materias primas, se sumó el desplome del petróleo. Los precios del crudo llegaron a caer hasta 30% –el mayor desplome en un día desde la Guerra del Golfo en 1991– luego que Arabia Saudita anunciara que aumentará su producción tras el colapso del acuerdo de recorte de bombeo de Rusia con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para estabilizar los mercados petroleros.

El desplome petrolero se produce en medio de la crisis global provocada por el coronavirus, que ha hundido la demanda de crudo en el mundo y ha provocado este lunes históricas caídas en los principales mercados bursátiles.

Al cierre de las operaciones, las acciones estadounidenses se hundieron más de 7,5%, en la peor jornada bursátil desde la crisis financiera de 2008. En Europa hubo desplomes similares, con la bolsa de Milán liderando las pérdidas al caer 11,17%.


Autor del artículo:

David Odalric de Caixal i Mata: Historiador Militar, experto en Geoestrategia Internacional y Terrorismo yihadista. Asesor en materia de Seguridad y Defensa en HERTA SECURITY. Director del Área de Seguridad y Defensa del Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global (INISEG) / Universidad Pegaso (Italia). Director del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista (OCATRY) de INISEG.

 


Fuentes utilizadas en este artículo

https://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/10328879/01/20/El-impacto-economico-de-la-epidemia-de-coronavirus-en-China.html

https://www.bbc.com/mundo/noticias-51756323

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

5 + 2 =