guerras híbridas

Guerras híbridas. ¿Las guerras del futuro?

Una de sus características básicas (de las guerras híbridas) es que entre los beligerantes irrumpen con fuerza los actores no-estatales. Estos destacan por su forma de operar descentralizada, pero con la novedad del uso de armamento y tecnología militar de avanzada que no eran comunes en las milicias o guerrillas tradicionales.

Punto de inflexión

La Modernidad, a la que como época podemos situar sus inicios en la Conquista de América o con el nacimiento de la Ilustración burguesa, fue testigo de una serie de conflictos bélicos. Es que, con el fin del feudalismo y el nacimiento de una nueva forma político-administrativa, la forma Estado, las naciones agrupadas bajo esta emergente figura comenzaron a delimitar los territorios bajo su administración. Y en no pocas ocasiones, lo hicieron a través de la guerra.

En la época contemporánea -que también podemos denominar modernidad tardía- grandes conflictos se desataron, no tanto por control administrativo de territorios determinados, como sí ocurrió por la búsqueda de hegemonía global por parte de potencias económico-militares que buscaron el dominio ideológico sobre el mundo. Las dos Guerras Mundiales y la Guerra Fría que marcaron la memoria del siglo XX, son ejemplo del corolario de un modo moderno de entender el conflicto bélico.

Es cierto que los costos que la humanidad tuvo que pagar por estas guerras fueron altísimos. Sin embargo, cabe destacar, porque a veces es un elemento que pasa inadvertido, que dichos conflictos también fueron la experiencia y el aprendizaje necesario para el desarrollo y adopción prácticamente global del derecho humanitario internacional que es, sin duda, un instrumento que permite mitigar los efectos colaterales de las guerras poniendo frenos a la barbarie de las fuerzas beligerantes.

Decimos, no obstante, que los grandes conflictos del siglo XX fueron el corolario de la guerra moderna, porque con la entrada en el siglo XXI la situación general está marcada por guerras de nuevo tipo que marcan un verdadero punto de inflexión. La irrupción de nuevas condiciones materiales -sobre todo tecnológicas-, así como las reconfiguraciones sociales y culturales y sus tensiones globales, también han redefinido las formas de hacer la guerra.

Es por esto que, en búsqueda de nuevas referencias, actualmente se ha popularizado un concepto que describe con bastante fuerza explicativa estas nuevas clases de despliegue de los conflictos bélicos que tienen lugar en este mundo, querámoslo o no, posmoderno. Nos referimos al concepto de “guerras híbridas”.

Ya veremos que cualquier similitud de esta etiqueta con las teorías sociales de “modernidad líquida” de Bauman o la “sociedad del riesgo global” de Beck, no son simple casualidad. La incertidumbre y lo difuso llegan para quedarse y, el campo militar no es la excepción.

¿De dónde viene esta idea de “guerra híbrida”?

El concepto de “guerra híbrida” nace junto al nuevo siglo de la mano de la Marina estadounidense que, en el marco de la “Guerra contra el terrorismo” que se abre luego del atentado sobre las Torres Gemelas, formulan esta noción para referirse principalmente a aquellas guerras en las que convergen una serie de características propias de las guerras regulares, pero también se distinguen elementos de las llamadas guerras irregulares o anteriormente denominadas “guerrillas”.

Pero no debemos confundirnos. El fenómeno es mucho más complejo y llega a rebasar a otros conceptos previos que intentaban informar acerca de las nuevas modalidades que adoptan los conflictos; como fueron los conceptos de guerra compuesta o lo que se conoció como guerra de cuarta generación.

Las guerras híbridas, como decimos, son más que todo lo anterior. Una forma más o menos general de aproximarnos a ellas para dar con una definición, es señalando que una de sus características básicas es que entre los beligerantes irrumpen con fuerza los actores no-estatales. Estos destacan por su forma de operar descentralizada, pero con la novedad del uso de armamento y tecnología militar de avanzada que no eran comunes en las milicias o guerrillas tradicionales.

Hoffman (2007) profundiza y señala que la guerra híbrida es básicamente el despliegue de “diferentes modos de guerra, incluidas capacidades convencionales, tácticas y formaciones irregulares, actos terroristas que incluyen violencia y coerción indiscriminada, así como desorden criminal”.

Así mismo, aunque los actores no-estatales predominen como los protagonistas de estas guerras, estos pueden articularse junto a actores estatales. O incluso, como veremos al final, también pueden ser actores estatales quienes impulsen las guerras híbridas.

La primera guerra híbrida

El 2006, y con el adelantado concepto de guerra híbrida ya instalado en el imaginario colectivo de los estrategas militares, estos tuvieron la oportunidad de asistir a la materialización de dicha noción en un teatro de operaciones concreto:  la Guerra del Líbano. Los certeros y devastadores ataques del reducido grupo guerrillero Hezbollah contra posiciones de fuerzas militares de primer nivel como son las del estado de Israel, daban cuenta de la potencial amenaza de esta nueva modalidad de operaciones.

Aprovechando su conocimiento de las zonas montañosas y la adhesión de la población local, Hezbollah siempre operó con la agilidad y las tácticas de una guerrilla. Pero complementaron estas tácticas con la instalación de búnkers, el uso de complejos sistemas de comunicación y recurrieron al uso de armamento pesado como cohetes, minas antitanques y misiles tierra-tierra, antitanques, antiaéreos y antibuques. Es decir, agregaron elementos de una guerra regular.

No obstante, aunque Hezbollah fue un pionero en pasar de ser una milicia irregular a convertirse en un auténtico y disciplinado ejército de la guerra híbrida, en los años venideros, los ejemplos de este tipo de conflictos se sucederían. A modo de ejemplo podemos nombrar las guerrillas chechenas contra Rusia, la insurgencia de los grupos talibanes y, más recientemente, la amenaza de Estado Islámico, que ha de ser la expresión más avanzada de este tipo de guerra híbrida.

Pero, más allá de las experiencias de Hezbollah u otros grupos de tradición irregular que han devenido como exponentes de las guerras híbridas en cuanto a sus redefiniciones en el campo de las operaciones militares, el concepto de guerra híbrida supera lo meramente táctico y logra definir una modalidad de guerra propia de nuestro tiempo en que “Lo característico (…) es que los conflictos contemporáneos se desarrollan en una zona gris entre la paz y la guerra” (Almäng, 2019). Es decir, no es necesario que se declare una guerra; la conflictividad es permanente y opera en todos los frentes.

¿La guerra del futuro?

Cuando hablamos de guerra híbrida también sumamos el uso de tecnologías de las comunicación e informática avanzadas en todas los ámbitos y etapas de los conflictos. En ella, caben las acciones descentralizadas de tipo terrorista o de influencia sobre la población por medio de actos de agitación y propaganda. Y, por supuesto, como es de esperar, es de especial preocupación el campo de las ciberoperaciones.

Y es por este rebasamiento de lo estrictamente armamentístico que se abre la posibilidad de que las viejas asimetrías de poderío bélico en las que se fundaban los equilibrios geopolíticos, puedan ser redefinidos, desde, la irrupción de nuevos actores, hasta la adopción de nuevas tácticas de guerra que escapan tanto de los paradigmas tradicionales de conflicto como del derecho humanitario internacional.

Sin ir más lejos, y dejando de pensar en guerras híbridas como algo propio de grupos insurgentes, las formas de operar de China y Rusia contra potencias enemigas como Estados Unidos, contienen elementos de lo que podemos denominar guerra híbrida. Ambos estados, conscientes de su inferioridad militar frente a Estados Unidos en un esquema convencional, explotan con bastante éxito algunas de las notas definitorias de lo que más hemos descrito como guerra híbrida. Las ciberoperaciones o las acciones de agitación y propaganda son un botón de muestra.

En ese sentido cabe preguntarse, ¿es la guerra híbrida la guerra del futuro?


 Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.alainet.org/es/articulo/203107

https://www.lisainstitute.com/blogs/blog/guerra-hibrida-amenazas-hibridas

https://www.seguridadinternacional.es/?q=es/content/guerras-h%C3%ADbridas-cuando-el-contexto-lo-es-todo

http://www.portalalba.org/index.php/articulos/internacional-geopolitica/el-mundo-hoy/3528-hezbola-y-la-guerra-hibrida-tres-ejercitos-en-uno

Almäng, J., 2019, “War, vagueness and hybrid war”, Defence Studies, Routledge, 1–16

Hoffman, Frank, 2007, Conflict in the 21st Century: The rise of hybrid wars, Potomac Institute for policy studies, Virginia.


Acerca del Autor de este Artículo

ANDRÉS FONSECA LÓPEZ

Profesional en Ciencias Sociales, Económicas y Gestión de Proyectos. Licenciado en Filosofía, estudios de Máster en Psicología y posgrados en Trabajo Social, Innovación y Emprendimiento. Especializado en Estudios del Desarrollo, Economía Política, Cooperación al Desarrollo y Derechos Humanos.


Oferta Formativa

Máster en Diplomacia, Relaciones Internacionales, Seguridad y Defensa

Cuando hablamos del Máster en Diplomacia, Relaciones Internacionales, Seguridad y Defensa (DRISYD), se hace referencia de manera directa a actividades que permiten a un profesional comprender y analizar el mundo actual.

Este Máster Oficial en Relaciones Internacionales, es una formación que prepara al profesional en el camino de la Carrera Diplomática, proporcionándole los conocimientos necesarios al alumno para enfrentar los distintos escenarios internacionales y cuya principal característica se enfoca en ser complejos, cambiantes, dinámicos y de intereses muy variados entre los países.

Para más información visita nuestra página: https://www.iniseg.es/terrorismo/masteres-oficiales/master-universitario-en-diplomacia-relaciones-internacionales-y-seguridad.html

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

15 + dos =