mujeres kurdas en la guerra

Kurdistán: mujeres combatientes, más allá de las armas

Desde Occidente cuesta dimensionar en su justa proporción el coraje de estas jóvenes voluntarias que no solo enfrentaron al Estado Islámico en la primera línea, sino que además participaron activamente en la derrota de los grupos fundamentalistas en numerosos enfrentamientos.

 La importancia geopolítica de la nación kurda

Los kurdos son la minoría étnica más importante de Oriente Medio. De larga tradición y profunda herencia cultural, lo de minoría parece ser un eufemismo si consideramos que su población se estima entre 25 y 30 millones de personas.

Emplazados en las regiones montañosas de Asia Occidental, el área geográfica que ocupan se encuentra repartida principalmente dentro de cuatro Estados soberanos: Irán, Irak, Siria y Turquía. Esta situación es un problema para este pueblo que se reivindica como nación y aspira a contar con una administración política y territorial autónoma.

Es por ello que, desde el siglo XIX, se articula un movimiento independentista que ha tenido distintas expresiones a lo largo de las décadas, encontrando, no obstante, su vertiente más actual con la creación del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (de siglas PKK en kurdo) en 1978. Desde la creación de ese partido, de inspiración marxista-leninista inicialmente, los independentistas kurdos han transitado por un largo camino de resistencia; sobre todo ante la represión estatal de Turquía y la desconfianza de Irán.

Como hito de inicio de sus procesos reivindicativos, en 1984 el PKK decide emprender la lucha armada contra Turquía. Para tal tarea el movimiento kurdo se dotó de milicias armadas que, aprovechando la geomorfología montañosa de los territorios en los que se despliegan, operan militarmente bajo el modelo de guerra de guerrillas.

Cabe señalar que, por esta actividad armada, Turquía, junto a Estados Unidos y la Unión Europea, han sindicado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán como una organización terrorista.

En este último periodo, en que el Estado de Turquía se encuentra bajo el mandato del presidente Recep Tayyip Erdoğan, se ha aumentado la represión hacia el movimiento independentista kurdo y se ha recrudecido el conflicto. Paralelamente, con el inicio de la guerra civil siria en 2011, las guerrillas kurdas han debido enfrentar a enemigos emergentes como es el caso de Estado Islámico, organización que intentó avanzar a los territorios sirios bajo ocupación kurda durante los puntos más álgidos del conflicto en ese Estado.

Entendiendo que la guerra civil siria ha sido uno de los conflictos armados de mayor relevancia a nivel mundial de la última década; a que, por otro lado, Irak fue escenario de una guerra que se prolongó desde 2003 hasta el 2011; y finalmente, que tanto Irán como Turquía son actores geopolíticos altamente influyentes en la región, podemos ponderar la importancia del movimiento independentista kurdo como un elemento altamente disruptivo y desequilibrante en una zona sumamente agitada en cuanto a tensiones políticas y militares.

Pero no es solo su posición en el escenario geopolítico lo que otorga importancia al movimiento independentista kurdo. Este también ha adquirido notoriedad por poner en marcha un singular proyecto autonomista que introduce transformaciones en los ámbitos social, económico y hasta ambiental; todo en medio de un escenario bélico permanente.

Entre los aspectos más llamativos, encontramos un proyecto político denominado Confederalismo Democrático. Este abandona las coordenadas autoritarias que caracterizaban a los proyectos marxistas-leninistas clásico -y que fueran la inspiración original del PKK. Pero no solo eso, estas nuevas perspectivas se caracterizan por profundizar la participación democrática de la sociedad dando un alto protagonismo a las mujeres, rompiendo así con la cultura patriarcal dominante en el mundo musulmán. Esto se ha hecho mundialmente visible a través de los contingentes femeninos de sus guerrillas.

Mujeres combatientes en la post-guerra siria

Con el estallido de la guerra civil siria, el carácter ofensivo de las guerrillas independentistas adquiere un carácter netamente defensivo. Así es como en el territorio ocupado por los kurdos, y de la mano del Partido de la Unión Democrática (PYD en kurdo) sirio, afín a los postulados ideológicos del PKK, se crean milicias de defensa denominadas Unidades de Protección Popular (YPG en kurdo). Pero además sorprenden con la creación de milicias conformadas exclusivamente por mujeres: las denominadas YPJ o, en español, Unidades Femeninas de Protección.

Ambas milicias se sumarían a los contingentes de las Fuerzas Democráticas Sirias y sostendrían numerosos combates contra grupos islamistas salafistas y fundamentalistas islámicos, destacando entre ellos el autodenominado Estado Islámico. Las Unidades Femeninas de Protección, es importante mencionar, llegarían a sumar cerca del 30% de los efectivos de las Fuerzas Democráticas Sirias en combate.

Las YPJ, como era de esperar, llamaron la atención mundial por ser guerrillas constituidas por contingente netamente femenino. Sin embargo, desde Occidente cuesta dimensionar en su justa proporción el coraje de estas jóvenes voluntarias que no solo enfrentaron al Estado Islámico en la primera línea, sino que además participaron activamente en la derrota de los grupos fundamentalistas en numerosos enfrentamientos.

Y aunque también sufrieron las represalias de los terroristas, cayendo en combate e incluso siendo prisioneras y ejecutadas brutalmente por los terroristas, las mujeres kurdas lograron empoderarse a tal grado que consiguieron ser reconocidas globalmente, llegando a instalar un original feminismo en el corazón del mundo musulmán.

Este hecho, por supuesto, no emerge de la nada. Porque, aunque la sociedad kurda reconoce la importancia histórica de la mujer dentro de su cultura tradicional, el peso de la religión musulmana dominante en sus territorios, así como la penetración de las dinámicas sociales y culturales provenientes de los distintos Estados entre los que se encuentra inserto el pueblo kurdo, han terminado por instalar la reproducción de las más condenables conductas patriarcales tal como en cualquier nación de la región: violencia machista, matrimonio infantil, matrimonio forzado, infanticidio femenino y mutilación genital femenina, entre otras vulneraciones.

Por lo mismo, resulta evidente que los procesos sociopolíticos que ha impulsado el nuevo nacionalismo kurdo tras la maduración ideológica del PKK y las organizaciones herederas de sus postulados, han logrado empoderar de manera concreta y efectiva a las mujeres de su pueblo, convirtiendo a víctimas de graves vulneraciones de sus derechos en activas combatientes contra fundamentalismos que promueven un patriarcado regresivo.

Actualmente, aunque el Estado Islámico ha sido expulsado de Siria, para el pueblo kurdo los combates están lejos de acabar. Turquía sigue respondiendo contundentemente a sus intentos de independencia y la amenaza de los fundamentalismos islámicos siempre está presente en la región. Las mujeres kurdas, en tanto, aprovechan este tiempo de relativa paz para animar comunas de acogida en donde se acogen a mujeres víctimas del Estado Islámico, de la violencia machista de sus antiguas parejas, se animan proyectos educativos y de desarrollo productivo para fomentar la autonomía de las mujeres.

Las Unidades de Protección Femenina han dejado las armas, pero siguen en combate.


 Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.dw.com/es/el-conflicto-kurdo-9-preguntas-y-respuestas/a-41005322

https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20191022/5384900/mujeres-kurdas-guerra-estado-islamico.html

https://bdigital.uncu.edu.ar/objetos_digitales/13023/9-historia-regiones-y-fronteras-ligeti-francisca-usach.pdf

https://repositorio.comillas.edu/rest/bitstreams/90921/retrieve

https://www.france24.com/es/20190327-mujeres-estado-islamico-baghuz-califato

https://www.publico.es/internacional/siria-comuna-feminista-victimas-islamico.html


Acerca del Autor de este Artículo

ANDRÉS FONSECA LÓPEZ

Profesional en Ciencias Sociales, Económicas y Gestión de Proyectos. Licenciado en Filosofía, estudios de Máster en Psicología y posgrados en Trabajo Social, Innovación y Emprendimiento. Especializado en Estudios del Desarrollo, Economía Política, Cooperación al Desarrollo y Derechos Humanos.


Oferta Formativa

Máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista

Este Máster en Geoestrategia Internacional está diseñado para dotar al alumno de amplios conocimientos relacionados con cuestiones militares, seguridad nacional, política de defensa, teoría moderna de defensa, conflictos y política internacional, servicios de inteligencia, terrorismo y crimen organizado, industria militar y economía de la defensa, entre otros.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

6 + 17 =