Rusia - EEUU

La diplomacia entre Rusia y Estados Unidos: perspectivas futuras. Parte II

Así, aunque la relación diplomática estuvo marcada por tensiones, lo cierto es que la mayoría de éstas correspondían más a los resultados de polémicas y grandilocuentes declaraciones desde lado y lado, antes que a acciones (o agresiones) concretas.

Contextualizando

En la primera parte de este ensayo hemos sugerido la idea de que la hegemonía estadounidense dentro del orden global pierde fuerza. Si bien es una afirmación arriesgada, el increíble crecimiento económico -y también tecnológico y militar- de China durante los últimos treinta años ponen en duda el futuro del país norteamericano como primera potencia económica mundial. Pero, no solo eso. Esta aparente pérdida de hegemonía en el plano económico también parece ir de la mano con un retroceso como foco de influencia política e incluso cultural.

Sin ir más lejos, estos retrocesos de EEUU en el plano geopolítico, dieron justificación y sentido, al menos en gran medida, al slogan de campaña del candidato republicano Donald Trump: “Make America Great Again”. En el imaginario colectivo estadounidense se incubaba la certeza más o menos generalizada de la pérdida de “grandeza” del país respecto a épocas anteriores. No por nada, Trump consiguió una victoria electoral con ese slogan. Y de esta victoria electoral se forjaría en gran medida la actual situación de las relaciones bilaterales entre EEUU y Rusia.

Porque aunque EEUU y Rusia, en términos generales, desde el fin de la Guerra Fría siempre han mantenido una diplomacia en un estado que podemos calificar de “calma tensa”; con Donald Trump a la cabeza, estas relaciones tenderían a tomar un cariz por lo menos peculiar. Cariz que, sin embargo, llevarían a un nivel más profundo el precedente deterioro que ya arrastraban las relaciones entre EEUU y Rusia.

Rusia en la Guerra Civil Siria

Como mencionábamos en el artículo anterior, luego de finalizada la Guerra Fría, las relaciones entre EEUU y la Federación Rusa fueron relativamente amistosas, siendo un punto de inflexión -que marcaría el inicio del deterioro de las relaciones entre ambos países-, la invasión de la OTAN a Yugoslavia en 1999. Rusia condenaría esta intromisión en un área que desde su punto de vista correspondía a un territorio de su influencia.

Posteriormente, en 2014, este deterioro en las relaciones bilaterales se agudizaría con la anexión de la península de Crimea, hasta entonces territorio bajo administración de Ucrania, por parte de Rusia.

Pero la mayor preocupación por parte de EEUU llegaría el año 2015. El 30 de septiembre de ese año Rusia acudió, con una campaña militar, en ayuda del gobierno sirio liderado por su aliado Bashar Al-Asad. Siria, recordemos, era golpeada desde 2011 por un serio conflicto interno que enfrentaba a las fuerzas armadas del país con la oposición política agrupada principalmente en el Consejo Nacional Sirio. Al escenario se sumaba la presencia beligerante de guerrillas independentistas kurdas y de grupos terroristas fundamentalistas como el Estado Islámico.

Al poco tiempo de iniciados los enfrentamientos, uno de los resultados directos del conflicto denominado guerra civil siria fue, como era de esperar, una catástrofe humanitaria de proporciones. Tal vez por ese motivo el Premio Nobel de la Paz y presidente de EEUU, Barack Obama, evitó intervenir militarmente argumentando la necesidad de una salida multilateral y diplomática al conflicto. Sin embargo, esto no fue visto con buenos ojos por la comunidad internacional, ya que la crudeza de la guerra -que incluía el avance del terrorismo islamista- exigía una respuesta contundente.

Entonces, es posible inferir que la verdadera intención de EEUU por llamar a la no intervención militar en Siria, no era tanto por buscar una salida diplomática y pacífica al conflicto, como sí lo era por evitar la primera campaña de Rusia fuera de los límites del antiguo territorio de la Unión Soviética. Para EEUU la campaña que Putin emprendía en Siria, más que una intervención de corte humanitario, fue percibida como el reflejo de un claro ánimo de Rusia por extender su área de influencia en Oriente Medio.

Trump

Es en este escenario, el 20 de enero de 2017, con Rusia en plena intervención militar sobre Siria, que el controvertido Donald Trump releva a Barack Obama en la presidencia de Estados Unidos. Figura mediática y hombre de negocios, Trump establece -tal como señalábamos más arriba- una extraña relación diplomática con Rusia y especialmente con el presidente Putin. La prensa internacional describió cierta relación de admiración entre personalidades demasiado similares, aunque marcados por un vaivén entre el amor y el odio. DW lo sintetizó genialmente como “una fraternal enemistad”.

Así, aunque la relación diplomática estuvo marcada por tensiones, lo cierto es que la mayoría de estas correspondían más a los resultados de polémicas y grandilocuentes declaraciones desde lado y lado, antes que a acciones (o agresiones) concretas. De hecho, Trump, al contrario que su predecesor Obama, fue abandonando progresivamente los conflictos en el exterior para preocuparse de la agenda interna con miras “a hacer a América grande nuevamente”.

No obstante, este aparente desinterés de Trump por la política exterior, estuvo contrastado por un drama mayor: el destape de la denominada “trama rusa”; un escándalo que revelaba cierta conexión entre Rusia y el entorno del presidente estadounidense. Según informaba El País en 2017, cercanos a Trump habrían estado involucrados en un presunto ciberataque ruso contra correos electrónicos del Partido Demócrata con la finalidad de favorecer al magnate en las elecciones. Los ataques habrían ocurrido, de hecho, con leve antelación a la celebración de las elecciones que habrían llevado a Donald Trump a la Casa Blanca.

De esta forma, y considerando el progresivo deterioro de las relaciones EEUU-Rusia precedentes, hay quienes aseguran que los cuatro años de administración Trump, más allá de la simpatía y admiración que tanto el gobernante norteamericano como Putin se profesaron mediáticamente en su momento, dejaron la diplomacia bilateral en un peligroso punto muerto muy similar al que se experimentaba en el periodo de la Guerra Fría.

Perspectivas en la era Biden

De este modo, Joe Biden asume la presidencia de Estados Unidos con la pesada carga de relaciones con Rusia francamente deterioradas. Pero eso no es todo, Biden es un viejo conocido para Putin y no de la mejor forma precisamente.

Desde que este se encuentra a la cabeza del Kremlin, Putin ha recibido duras críticas del inquilino de la Casa Blanca. Desde el senado estadounidense, el actual presidente norteamericano alegó en 2001 por la situación de las minorías étnicas tras el colapso de la URSS. También ha sido activo promotor de sanciones contra Rusia luego de la anexión de Crimea en 2014.

Y, aunque Putin ha señalado que, pese a todo, entendiendo el peso de ambos países en el mapa geopolítico global, aspira a establecer buenas relaciones diplomáticas con el nuevo presidente estadounidense, declaraciones vertidas por Biden durante marzo en las que se refiere a Putin en duros términos -lo trata de “asesino”– no facilitan las cosas. Al contrario, son nuevas torpezas políticas que encienden aún más un escenario de guerra híbrida en la que -el mismo EEUU ha señalado- aspira a mantener a raya. Esto con el fin de evitar las principales amenazas de su orden mundial liberal: el expansionismo chino y las conductas disruptivas de Rusia.


 Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-50214151

https://mundo.sputniknews.com/20161207/urss-cei-1065399144.html

https://www.elmundo.es/internacional/2021/06/16/60c9e68c21efa04b758b45d7.html

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38626483

https://www.france24.com/es/ee-uu-y-canad%C3%A1/20210324-rusia-eeuu-relaciones-tensi%C3%B3n-putin-biden-diplomacia

https://www.dw.com/es/una-fraternal-enemistad-trump-y-putin/a-53941526

https://elpais.com/internacional/2017/05/19/estados_unidos/1495230718_381890.html

https://www.lavanguardia.com/internacional/20190128/4641112817/eeuu-rusia-relacion-putin-trump-expertos-guerra-fria.html

https://www.jornada.com.mx/ultimas/mundo/2020/11/08/trump-no-tuvo-intencion-de-lograr-el-201cgran-pacto201d-con-rusia-8778.html

http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/eeuu-dialogo+trasatlantico/ari24-2021-milosevich-rusia-y-eeuu-una-confrontacion-responsable

https://www.dw.com/es/rusia-quiere-relaciones-con-ee-uu-por-el-bien-del-mundo/a-56927583


Acerca del Autor 

ANDRÉS FONSECA LÓPEZ

Licenciado en Filosofía, Máster en Psicología, Posgrado en Trabajo Social, Diplomado en Políticas Sociales, Pobreza y Territorio, Diplomado en Derechos Humanos de los Grupos en Situación de Vulnerabilidad.


Oferta Formativa

Máster en Liderazgo Político y Gestión de Crisis

El Máster universitario en Liderazgo Político y Gestión de Crisis destaca por su carácter innovador, ya que integra en un solo programa de estudios los principales ámbitos del liderazgo en los diversos escenarios públicos, a nivel nacional e internacional. Responde a la demanda existente en toda sociedad democrática y pluralista de mejorar o completar la formación específica de todas aquellas personas que asumen responsabilidades en el ámbito de la política, realizan tareas relacionadas con la esfera pública, o se dedican a su análisis desde los medios de comunicación.

Más información en nuestra página: https://www.iniseg.es/terrorismo/masteres-oficiales/master-universitario-en-liderazgo-politico-y-gestion-de-crisis.html

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

uno × 1 =