Mi experiencia estudiando el Máster de Historia Militar de INISEG

Durante el pasado año 2019 tuve el placer de realizar el Master en Historia Militar con INISEG. Lo que al principio era una tarea ardua, que solo necesitaba para acumular puntos para mi promoción interna como docente de Educación Secundaria, se convirtió en un auténtico divertimento, un verdadero placer.

Compaginar estudios y trabajo no es fácil, en mi caso a mis clases docentes le sumaba la responsabilidad del cargo de Jefe de Estudios, la opción de hacer un Máster me parecía imposible, sin embargo las facilidades que he encontrado a través de la formación online con INISEG han cambiado totalmente esta situación.


Breve segmento de la Historia Militar

La enseñanza online hasta nuestra “nueva realidad” con la pandemia del Covid 19, era una opción formativa más, en mi caso la solución perfecta para compaginar vida laboral, personal y estudios. Hoy día la formación online es una necesidad. Instituciones como INISEG son cada vez más necesarias.

Pasando ya a hablar sobre mi T.F.M, quiero comenzar aclarando que el protagonista de mi investigación fue el soldado de infantería del mundo clásico, el hoplita, que madura al soldado de la falange macedónica, se extiende por el mediterráneo como mercenario, por ejemplo el mercenario cartaginés, y se vuelve en una infantería poderosa y flexible como legionario romano.

Al prestar atención a muchas de las batallas acontecidas, tanto en el texto como en los anexos, pude con ello comparar las diferentes infanterías y esbozar su evolución, tácticas y armamento, con esto profundicé en mi investigación para encontrar ese hilo conductor entre la infantería del mundo clásico y la forma “occidental” de combatir.

Al analizar el objetivo de mi investigación, no quería caer en la tentación de profundizar demasiado en la probable génesis del modo de “guerra occidental”, del combate definitivo que probablemente nació con la infantería hoplita, el debate en torno a ello es apasionante. Si partía, de la posible certeza de que la infantería organizada nació en la Grecia de Época Arcaica, probablemente entre los siglos VIII y VI a.C. El infante Hoplita es por tanto mi objetivo inicial, las evidencias de la ligación entre comunidades agrícolas que se organizan y la asunción del rol militar son muy evidentes. Al estudiar su génesis y tecnología se observa como la segunda es complementaria a la primera.

La complejidad creciente de la guerra en la península Helénica permite comprender la transformación de la Falange Hoplita de ciudadanos/soldados en un ejército profesionalizado como la Falange Macedónica. Al comparar en las batallas estudiadas sus formas de combatir, quería comprobar como esta “falange helenista” no evoluciona ni en táctica ni en armamento a lo creado por Filipo II y su hijo Alejandro y los modelos de ejércitos helenísticos son claramente superados por la flexibilidad de la Legión romana.

Al investigar la génesis de la Legión pude atisbar sus conexiones con el modelo griego. Estas, aunque difusas al principio, me han parecido evidentes. El ejército romano surge de una comunidad armada que coexiste con ejércitos privados aristocráticos, para acabar de imponerse como modelo militar y estatal.

Mis objetivos respecto a la infantería de Cartago era sobre todo distinguir su modelo ecléctico y mercenario con el romano. Las batallas y la larga campaña de la Segunda Guerra Púnica me permitían soslayar la importancia de tener un ejército de infantería ciudadana frente al recurso del mercenario cartaginés. La victoria romana permite la creación de un imperio que perdura siglos.

Quería comprobar si su legado está en los ejércitos modernos, del mismo modo he podido reseñar como su final es similar al del ejército helénico, asirse a la tradición y no evolucionar.

¿Supuso la aparición del hoplita y la falange una revolución? Militar si, sin duda, la infantería y la guerra en occidente y posteriormente en el mundo no serían igual sin este acontecimiento. ¿Supuso al mismo tiempo una revolución de tipo político-social? Esto es más controvertido, pero en mi opinión, sin duda alguna. Sobre los hoplón griegos se sustentó el nacimiento de la democracia en muchas polis, y posteriormente fundaron un enorme imperio helénico. Pero las elites aristocráticas no desaparecieron, siguen y perduran. En Esparta y otras ciudades nunca hubo una democracia, pero su modo de combatir es inequívoco.

Los campesinos-ciudadanos romanos vencieron a las oligarquías comerciales de ejércitos mercenarios de Cartago, al profesionalizarse, crearon un imperio que duro siglos. Desde la oscuridad del medievo surgirán las infanterías de milicias ciudadanas en Flandes y el norte de Italia que derrotaran a los ejércitos de caballeros medievales, dando lugar a un nuevo reinado de la infantería con la Edad Moderna.

Y nuevamente con las revoluciones liberales, milicias ciudadanas derrotaran a los ejércitos mercenarios de los reyes absolutos. Voy a permitirme una licencia poética al afirmar que el combate ritual de la Falange Hoplita hubiera encendido fabulosos discurso de Dantón, coloreados en magníficos cuadros de Jacques-Louis David, con sans-coulotte que portan largas lanzas y avanzan a ritmo de pífano.

Para terminar quiero resaltar que el modo de guerra occidental, que surge de los campos de batalla del Mediterráneo antiguo se ha convertido también en la debilidad de occidente. Creó imperios y se impuso al resto del mundo.

Pero hoy, en la guerra asimétrica del siglo XXI vemos como el principal imperio occidental y sus aliados, se ven enfrascados y atascados en guerras donde la aniquilación del enemigo no es posible, donde no hay un choque clave que asegure el éxito político. Victimas de su propio éxito, los ejércitos occidentales no parecen ser capaces de derrotar enemigos distintos a sí mismos.


Acerca del Autor de este artículo

JUAN RAMÓN ÁLVAREZ GIL

Licenciado en Historia en la Universidad de Alicante. Especialización en Historia Moderna y Contemporánea (1997) Profesor de Educación Secundaria en Torrevieja (Alicante) desde el 2008, Jefe de Estudios desde el 2009.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Diez + 14 =