control acceso seguridad

Deficiencias en los sistemas de control de accesos

Tras la nueva normativa legislativa sobre el control accesos y salidas del personal hoy queremos hablar sobre la identificación de los controles de seguridad.

Ignacio Olmos,Director de seguridad y profesor de INISEG ha publicado en uno de sus artículos cuales son las deficiencias más comunes en identificaciones en controles de acceso del personal de seguridad privada.

 

Control de accesos para los profesionales en seguridad privada

El control de accesos es, posiblemente, el puesto más desempeñado por los vigilantes de seguridad en España, puesto que es un servicio absolutamente transversal y son escasos los lugares que, contando con un servicio de seguridad no disponen de control en el acceso.

Es, además, uno de los pilares del sistema integral de seguridad, distinguiendo además entre controles de personas, vehículos, mercancías, paquetería y entre los diferentes grupos de usuarios (trabajadores, visitas, proveedores, clientes o usuarios..) lo que hace que sea un proceso complicado y especialmente delicado por tratar con personas.

Aunque genéricamente solemos hablar de controles de acceso, habría que distinguir entre estos propiamente dichos y los controles de seguridad. En este sentido el control de accesos sería el punto a partir del cual ya no se accede libremente, sino sólo quien esté autorizado; especialmente en accesos principales o lugares con gran flujo de paso. En este tipo de control se mira exclusivamente quién accede, pero nada más.

Perspectiva jurídica de los controles de seguridad

El control de seguridad por contrapartida va más allá. Es el punto a partir del cual además de que no se accede libremente, sólo se accede en las condiciones establecidas, es decir, se mira quién accede y también cómo se accede.

 Desde el punto de vista jurídico, el artículo 32.1 b) de la actual Ley 5/2014, de seguridad privada, es técnicamente muy acertado, al detallar pormenorizadamente lo relativo a los controles de identidad y añadir respecto a la normativa anterior controles de seguridad, al expresar entre las funciones de los vigilantes de seguridad:

control acceso seguridad

“Efectuar controles de identidad, de objetos personales, paquetería, mercancías o vehículos, incluido el interior de éstos, en el acceso o en el interior de inmuebles o propiedades donde presten servicio, sin que, en ningún caso, puedan retener la documentación personal, pero sí impedir el acceso a dichos inmuebles o propiedades. La negativa a exhibir la identificación o a permitir el control de los objetos personales, de paquetería, mercancía o del vehículo facultará para impedir a los particulares el acceso o para ordenarles el abandono del inmueble o propiedad objeto de su protección”.

Sólo con lo establecido en este precepto legal despejaríamos las dudas suscitadas últimamente en varios vídeos polémicos sobre intervenciones (fundamentalmente en medios de transporte o sus infraestructuras) que se han hecho virales sobre la capacidad del vigilante de seguridad para identificar, amén de tener que hacerlo para denunciar una infracción como es su obligación.

Pero realmente una parte esencial, como siempre, es, además del elemento humano y los medios técnicos, son las medidas organizativas. La existencia de un procedimiento de control adecuado y previamente implantado es imprescindible; recordemos a estos efectos que el borrador del futurible Reglamento de Seguridad Privada que desarrolle la Ley de 2014 establece que ese protocolo en los controles deberá además ir firmado bien por el director de seguridad responsable de la instalación si lo hay, o, en su defecto, por el jefe de seguridad de la empresa prestataria del servicio de vigilancia.

En cualquier manual de un curso para vigilantes de seguridad podemos encontrar que para un control de accesos se establecen cuatro pasos básicos:

  • Identificación
  • Autorización
  • Registro
  • Acreditación

Los dos primeros pasos van seguidos de un quinto paso: información.

 El paso inicial de la identificación se establece como el objetivo fundamental. Conocer quién accede a una instalación y en qué condiciones, por eso decidimos establecer ese punto de control.

Desde el punto de vista de la seguridad identificar no es otra cosa que comprobar por medios documentales que la persona que va a acceder es quien dice ser.

La pregunta clave que me lleva a escribir el presente artículo sería: ¿sabe el personal de seguridad privada (o pública en su caso) qué documentos son válidos para identificarse por los diferentes grupos humanos que van a acceder a una instalación en cada una de las circunstancias?

La pregunta no es tan sencilla de responder como podría parecer. Pensemos en la diversidad de pasaportes que existen ¿Sabemos distinguir una placa de policía auténtica? ¿Con qué se identifica un funcionario que ejerce autoridad como por ejemplo los que realizan funciones de inspección (Hacienda, Trabajo, AEPD…)? ¿Se les puede hacer esperar en el acceso? Etc. A esta dificultad se añade el hecho de que en la mayoría de los controles  personal de seguridad carece de medios para comprobar la autenticidad.

Volviendo al tema del control de accesos con la identificación, debe el personal que lo realiza conocer los documentos válidos para la identificación y sus medidas de seguridad, puesto que, si no fuésemos capaces de hacerlo convenientemente, podría venirse abajo gran parte del sistema. Pensemos en la actualidad en actuaciones terroristas.

Por eso es necesaria la comprobación documental de forma exhaustiva: ¿Cuántas veces miramos la fecha de nacimiento del documento para tener en cuenta en relación con el aspecto físico de la edad, por ejemplo? ¿Sabemos las características que debe reunir, al menos en España, la foto de un documento identificativo?

Dos conclusiones para finalizar. La primera, no hay duda de que un vigilante de seguridad puede identificar prestando un servicio, tanto en el acceso como en el interior de los inmuebles o propiedades a proteger, además de tener que perseguir el delito en relación con el objeto de su protección y denunciar todo tipo de infracciones, pues la actual Ley recoge explícitamente las infracciones administrativas.

La segunda, el proceso de identificación juega un papel fundamental dentro del sistema integral de seguridad y, el personal de seguridad privada, pero especialmente jefes y directores de seguridad, deberíamos preguntarnos si estamos en condiciones de garantizar con esa actuación que “controlamos” realmente el acceso de las personas que ingresan en nuestras instalaciones.

 Conviértete en Director de seguridad

Somos conscientes de la importancia y relevancia que, en los últimos tiempos, está adquiriendo la figura del director de seguridad tanto en las empresas públicas como privadas. Es por ello que formamos a nuestros alumnos con el Curso de Director de Seguridad, en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija, que permite habilitarse por parte del Ministerio del Interior para el ejercicio de la profesión.


Acerca del autor…..

jose ignacio olmos

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Un comentario

  1. Además de complementar el Protocolo de Control de Accesos, con la información y procesos exigidos por otras leyes, como pudieran ser La Protección de Datos Personales, La información en materia propia de Riesgos Laborales, Exigencias y/o prevenciones en materias cómo seguridad social, etc….. Complementarias a las funciones de los vigilantes de seguridad.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Trece + 3 =