Influencia China

Entrevista al Dr. Evan Ellis: Influencia China posicionada para expandirse en entorno post-Covid

Este artículo es la traducción del original, el cuál ha mantenido el sentido y enfoque del autor, Evan Ellis.

ENTREVISTA CON EL EXPERTO EN AMÉRICA LATINA DR. EVAN ELLIS: “LA INFLUENCIA CHINA ESTÁ POSICIONADA PARA EXPANDIRSE GRANDEMENTE EN EL ENTORNO POST-COVID”.

Global Review tuvo el placer y el honor de hablar con el experto en América Latina, Dr. Evan Ellis, sobre la situación en América Latina.

Pregunta: Dr. Ellis, si evalúa la política latinoamericana de 4 años de la administración Trump, ¿cuáles fueron sus prioridades y qué efectos positivos y negativos tuvieron para Estados Unidos y América Latina?

Dr. Ellis: En el marco de “America First”, la inmigración y la obtención de acuerdos comerciales más favorables para los EE. UU. fue un enfoque principal, al igual que una mayor resistencia a las actividades de los rivales estadounidenses fuera del hemisferio en la región, particularmente la República Popular de China y, en menor medida, de Rusia e Irán. México y Centroamérica recibieron una atención significativa en la cuenta de la inmigración y el comercio. Además, la lucha por restaurar la democracia en Venezuela y Nicaragua y la contención del régimen comunista en Cuba recibieron una gran atención, al igual que la continua asociación de Estados Unidos con Colombia frente a sus serios desafíos de seguridad. En mi opinión personal, el estilo personal del presidente y las políticas sobre temas específicos como la inmigración fueron mal recibidas por muchos en la región, aunque los grupos conservadores valoraron (a menudo discretamente) la mayor atención y rechazo de la administración contra las fuerzas izquierdistas antiestadounidenses en toda la región. Lejos de los titulares, el Departamento de Estado y otras agencias estadounidenses hicieron mucho trabajo bueno y reflexivo. Además, el fortalecimiento de las amistades con Brasil y Ecuador y la resolución de la disputa electoral de Guyana fueron posiblemente importantes resultados positivos, entre otros. Se dejó sobre la mesa una labor muy importante, incluida la restauración de la democracia en Venezuela, Nicaragua y Cuba, y se podría decir que hubo importantes oportunidades perdidas, como la transición de regreso a la democracia en Bolivia, entre otras.

Pregunta: Qué ha cambiado en los últimos 4 años en América Latina política, económica y geopolíticamente. ¿Existen tendencias principales visibles y cuál sería la conclusión para una nueva política latinoamericana? ¿Cómo afecta la crisis de Covid a la situación? ¿Se empobrecerá América Latina y África Latina?

Dr. Ellis: América Latina se ha visto profundamente transformada por la pandemia Covid-19, incluido un probable daño estructural duradero a sus economías, con muchas pequeñas y medianas empresas que no se recuperarán y trabajadores desplazados. Los gobiernos se quedarán con un aumento de la deuda y la carga de las redes de seguridad social. Las frustraciones populares previas a la pandemia con la corrupción, la impunidad y el pobre desempeño del gobierno que jugaron un papel en las protestas masivas y los disturbios en el otoño de 2019, solo se han visto exacerbadas por la pandemia, con la corrupción relacionada con el covid-19 expuesta, una mayor necesidad social y disminución de los recursos gubernamentales para hacer frente a ellos. Estamos viendo tal descontento desarrollarse de muchas maneras ahora, incluso durante la pandemia, con protestas por nuevos presupuestos (incluido el incendio del edificio del parlamento de Guatemala), críticas públicas sobre la gestión gubernamental de la pandemia y otros temas. Los ejemplos incluyen las demandas de una nueva constitución en Chile, la “minga” indígena en Bogotá y otros eventos recientes en Colombia, etc. Mientras que algunas operaciones delictivas como la producción y el contrabando de drogas y la extorsión de pandillas fueron interrumpidas temporalmente por la respuesta pandémica, Covid -19 ha brindado a los grupos criminales la oportunidad de ejercer un mayor papel social en las áreas que dominan, incluida la distribución de suministros de socorro y equipo de protección personal y la aplicación de los toques de queda, mientras que las fuerzas de seguridad estaban ocupadas. Las personas desesperadas y las empresas marginadas serán más vulnerables a la explotación por parte de grupos delictivos para el blanqueo de capitales y otras actividades, y tendrán más posibilidades de caer en actividades de trata de personas, así como el reclutamiento en las propias organizaciones delictivas. Es probable que la región esté encaminada durante varios años difíciles con expansiones que se refuerzan mutuamente en la criminalidad y la inseguridad, las protestas sociales, el malestar económico y el cambio político, lo que probablemente beneficiará a los populistas de derecha e izquierda.

Pregunta: ¿Cuál es la política del nuevo gobierno de Obrador en México y la situación en este país? ¿Qué efecto tuvo el muro de Trump, la política migratoria, el nuevo TLCAN en México? ¿Hubo informes de que la situación de seguridad se está erosionando y los cárteles de la droga están creciendo en poder mientras el aparato de seguridad se erosiona y un general mexicano de alto rango fue arrestado por Estados Unidos por sus conexiones con los cárteles de la droga?

Dr. Ellis: El gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y su movimiento Morena han enfatizado un enfoque centrado en el estado para los desafíos de México, incluyendo favorecer a la petrolera estatal PEMEX sobre la inversión privada en el sector petrolero. A pesar de las tensiones con la administración Trump por la inmigración y la renegociación del acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, AMLO en general ha buscado mantener una relación positiva con los Estados Unidos, buscando un compromiso, cediendo terreno significativo y cooperando con la administración Trump en temas de inmigración a disputas por agua, entre otros. La respuesta de AMLO a la crisis del COVID-19, que se produjo justo después de una reorganización del sector de la salud pública que produjo escasez de medicamentos y parálisis administrativa, fue criticada por ser lenta y mal administrada. Se enfocó en la austeridad fiscal y retrasó la imposición de estrictas medidas de distanciamiento social que habrían cerrado la economía y ha llevado al país a una de las tasas de mortalidad más altas por la pandemia en la región. En asuntos de seguridad, los intentos de AMLO de reestructurar organizaciones clave, incluida la eliminación de la policía federal y el antiguo servicio de inteligencia civil CISEN, no han resultado bien. La Guardia Nacional, que esperaba que reemplazara a la policía y el papel directo de los militares en la seguridad interna mexicana, no pudo reclutar personal suficiente de la policía federal eliminada y nuevos reclutas. En consecuencia, se vio obligado a recurrir principalmente a personal militar. El nuevo Centro de Inteligencia Nacional tiene los mismos problemas fundamentales de análisis y agentes y coordinación con otras organizaciones gubernamentales que tenía el CISEN. Mientras tanto, el crimen violento bajo AMLO ha superado los niveles históricos de sus predecesores. Peor aún, la liberación de Ovido Guzmán López (el hijo de “El Chapo” Guzmán) luego de que una operación del gobierno para capturarlo en Culiacán se enfrentara a una resistencia violenta, generó dudas sobre la voluntad del presidente de incurrir en costos para emprender acciones contundentes contra poderosos intereses criminales en el país. Más recientemente, el acuerdo en el que Estados Unidos retiró los cargos contra el exjefe del Ejército Salvador Cienfuegos Zepeda para que pudiera ser devuelto a juicio en México, ha planteado múltiples preguntas sobre agendas ocultas dentro del gobierno de AMLO.

Pregunta: Brasil bajo Bolsonaro fue un buen aliado de Trump e hizo una política similar. En política exterior, se retiró del acuerdo climático de París mientras destruía las selvas tropicales del Amazonas, el pulmón de la tierra, apoyó a Taiwán e Israel, ya no estaba muy interesado en los BRICS, hizo una política neoliberal y se caracterizó por un gobierno autoritario. También ignoró la crisis de Covid. ¿Qué cree que cambiará bajo un gobierno de Biden en las relaciones con Brasil?

Dr. Ellis: El presidente Bolsonaro tenía una afinidad personal cercana con Donald Trump, lo que creó oportunidades sin precedentes para que los dos países expandieran la cooperación en una variedad de temas, desde la seguridad hasta la política social. En los debates presidenciales de Estados Unidos, el entonces candidato Biden señaló que estaba orientado a poner más énfasis en la administración brasileña de la Amazonía, tocando un nervio con el presidente Bolsonaro y aquellos en Brasil que ven tal interés de la izquierda estadounidense y europea como un desafío para la soberanía Brasileña y un intento de reclamar el derecho a interferir en la gestión de su territorio nacional. Con base en la agenda política de administraciones demócratas estadounidenses anteriores, incluido Barack Obama, es posible que la administración Biden también preste mayor atención a otros temas delicados en Brasil, como las denuncias de abusos por parte de las fuerzas policiales estatales. La pérdida del atractivo personal que el presidente Trump tenía para el presidente Bolsonaro, y posiblemente una mayor atención de Estados Unidos a los problemas ambientales bajo la administración de Biden, sin duda creará desafíos. No obstante, las indicaciones iniciales son que el presidente electo Biden traerá un equipo experimentado, incluido el Secretario de Estado designado Anthony Blinken y el Asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan, quienes tienen una amplia experiencia con el Departamento de Estado y las relaciones internacionales y, por lo tanto, quienes deberían ser capaces de brindar continuidad y liderazgo hábil para mantener una relación positiva entre Estados Unidos y Brasil.

Influencia China

Pregunta: Mientras muchos expertos esperaban la caída de Maduro, Guaidó y la oposición como Estados Unidos no logró deshacerse de la dictadura. ¿Cuál es la situación actual en Venezuela y qué se debe hacer?

Dr. Ellis: Si la Administración Trump y figuras clave como el Representante Especial Elliott Abrams y su equipo no lograron restaurar la democracia en Venezuela, no fue por falta de esfuerzo. Con la inteligencia cubana profundamente arraigada en el régimen venezolano, y los actores clave temerosos de ceder el poder por miedo a perder no solo las fortunas que han robado, sino también su libertad para las solicitudes de extradición, nunca ha habido una mano fuerte para Estados Unidos en Venezuela. Admiro la creatividad y el esfuerzo de la Administración Trump y el equipo de Elliott Abrams por lo que trabajaron para lograr. Venezuela simplemente se ha convertido en una cleptocracia criminal bajo el gobierno de facto de Nicolás Maduro y sus aliados. La probable eliminación de la actual Asamblea Nacional liderada por la oposición con las falsas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre socavará aún más la posición del presidente de jure, Juan Guaidó, y su posición en la oposición. Esto reforzará las presiones para que la comunidad internacional busque una “solución política” que esencialmente declare la victoria mientras deja a la dictadura de Maduro en el poder y sin responsabilidad por sus crímenes, abusos de derechos humanos y las decenas o cientos de miles de billones de dólares robados al pueblo venezolano durante los últimos veinte años. A pesar de la menor probabilidad de expulsar a Maduro del poder por medios democráticos, el continuo colapso de la economía, la propagación del Covid-19 y el papel fundamental de actores criminales como el Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN), disidentes de las FARC, sindicatos , pranes y otros (como la fuerza real a cargo en el territorio venezolano más allá de Caracas, hace probable que Venezuela pueda persistir durante años como un centro criminal débilmente gobernado y fuente de inestabilidad para la región y santuario de grupos que usarían su territorio para enriquecerse y amenazar a sus vecinos. Para Estados Unidos, ni la acción militar ni el compromiso con el régimen criminal de facto, ni la transición democrática pacífica son opciones realistas. Esta triste realidad hace que la coordinación con Europa y otros actores internacionales acordone su criminalidad como la mejor entre malas opciones.

Pregunta: ¿Cómo se desarrolló la situación en Colombia desde el acuerdo de paz? ¿Se ha vuelto más estable?

Dr. Ellis: Colombia se encuentra en una situación cada vez más difícil, ninguna de las partes está contenta con los términos del acuerdo de paz, incluido el ex presidente Uribe incluso proponiendo la eliminación del tribunal especial de paz (JEP). Es un homenaje a la educación y la resiliencia de los colombianos que, enfrentando casi todas las dificultades imaginables a la vez, el país sigue siendo relativamente próspero y gobernable. El cultivo de coca y la producción de cocaína ha despegado, junto con la minería ilegal y otras actividades de una gama cada vez más fragmentada de grupos armados organizados (GAO). Los “disidentes” de las ex guerrillas de las FARC, enfocados en áreas que ofrecen lucrativas oportunidades de ingresos delictivos, han más que duplicado su tamaño y se han sumado importantes líderes que antes participaron en la desmovilización pero que ahora renuncian a ella. Estos incluyen Iván Márquez y Jesús Santrich. El Ejército de Liberación Nacional se ha beneficiado de numerosas deserciones de las FARC. Tanto las FARC como el ELN se han beneficiado del santuario y la capacidad de recaudar dinero a través de actividades ilícitas, reclutar y esconder bienes en Venezuela. Mientras tanto, más de dos millones de refugiados venezolanos han creado una enorme carga socioeconómica para el gobierno y la economía colombianos, y ahora contribuyen a los riesgos a través de sus viajes en condición debilitada y vidas en situaciones de marginación, a la propagación del Covid-19. La protesta social, que comenzó a estallar en el otoño de 2019, vuelve a despegar.

Pregunta: ¿Casi no escuchamos noticias sobre Argentina a pesar de la erosión de la situación económica? ¿Cuál es la situación actual y se enfrenta la Argentina a un nuevo Estado en quiebra?

Dr. Ellis: La situación fiscal de Argentina sigue siendo marginal, su economía y salud pública están gravemente dañadas por la pandemia y la respuesta del Covid-19, y el país enfrenta el desafío de profundas divisiones políticas, en particular con el regreso de los peronistas y su continuo intento de realinear a Argentina a la izquierda y consolidar el control sobre otras ramas del gobierno cuasi independientes, como el poder judicial. China, que ya tiene profundas relaciones comerciales y posiciones comerciales en el país, está a su disposición tanto para ayudar a rescatar al país como para expandir drásticamente su posición comercial en sectores como la minería de litio y oro, el petróleo, las telecomunicaciones, la energía nuclear, la hidroeléctrica, proyectos, modernización del sistema ferroviario, entre otros. Es probable que la voz cada vez más audaz del gobierno de izquierda populista de Argentina refuerce a otros en la resurgente izquierda latinoamericana, incluidos Bolivia (con el regreso del MAS), Venezuela, Nicaragua, posiblemente Ecuador después de las elecciones de febrero de 2021, y quizás incluso Perú, como la izquierda gana una oportunidad para llegar al poder allí en un sistema político fragmentado con una población profundamente alienada por la corrupción y los partidos tradicionales. Tales desarrollos causarán malestar a regímenes de centroderecha como los de los vecinos Brasil y Uruguay, y transformarán fundamentalmente la dinámica de la política regional y las instituciones multilaterales.

Pregunta: Hubo enormes protestas masivas en Chile y ¿ahora Chile obtendrá una nueva constitución? ¿Cómo afectará esto al país y a América Latina?

Dr. Ellis: Es probable que Chile continúe con episodios de protesta social e inestabilidad durante el resto del mandato del presidente Piñera, que incluso podría ser interrumpido, según algunas propuestas recientes. La asamblea constituyente, que se seleccionará en abril, probablemente no sofocará las protestas, pero las alimentará aún más con la sensación de que “todo es posible”, animando tanto a la izquierda como a la derecha, que temerán mucho las posibles consecuencias del creciente caos. .

Pregunta: Venezuela fue un escaparate obvio de la creciente influencia china y rusa en América Latina. ¿Cómo se desarrolló la influencia china y rusa en los últimos 4 años? ¿Tienen una estrategia y estados clave y se beneficiarán de la crisis de Covid? ¿Qué debería hacer una nueva administración de Biden en su contra?

Dr. Ellis: La influencia china está posicionada para expandirse enormemente en el entorno posterior a Covid, pero en medio de un resentimiento significativo en la región, así como de desafíos asociados con la presencia cada vez mayor de China en la región. Con la economía china preparada para crecer casi un 2% en 2020 y más del 8% en 2021, mientras que EE. UU. y la UE continúan estancados, la demanda china de productos básicos y alimenticios latinoamericanos será cada vez más importante para sus gobiernos. Como ocurrió en el entorno de crisis posterior a 2008, las empresas chinas estarán bien posicionadas para comprar activos en sectores estratégicamente valorados, desde minería y petróleo hasta agricultura, telecomunicaciones, logística y otros. Ya lo estamos viendo con la adquisición de Naturgy en el sector energético de Chile, así como la compra por parte de China de una participación del 30% en la empresa portuguesa Mota-Engil en construcción, con una importante presencia y experiencia en Latinoamérica. Las empresas y los bancos chinos estarán bien posicionados para ofrecer acuerdos lucrativos para invertir en economías paralizadas por Covid-19 y rescatar a gobiernos latinoamericanos en dificultades en términos que no habrían acordado previamente. Sin embargo, a medida que las empresas con sede en la República Popular China amplíen su presencia física en la región, su inexperiencia las llevará a cometer errores en sus relaciones con gobiernos, trabajadores y comunidades … provocando conflictos incluso cuando se enfrentan a una América Latina, como se señaló anteriormente, con niveles más altos de criminalidad, malestar social e inestabilidad política.

Influencia China

Para Estados Unidos, será importante trabajar para fortalecer las instituciones de gobernanza en la región e insistir en la transparencia y el cumplimiento de un campo de juego equitativo y un estado de derecho que se aplique a todos. Esto ayudará a los gobiernos latinoamericanos a asegurar los mejores acuerdos para su propio desarrollo en relación con China, los protegerá parcialmente de algunas de las prácticas más depredadoras de las empresas con sede en la República Popular China y ayudará a garantizar que los pueblos latinoamericanos vean los beneficios de los sistemas democráticos y de los principios del mercado, ayudando a resistir el ascenso al poder de los populistas que abrirían la puerta a la corrupción, el gobierno autoritario y una dependencia más profunda de la dependencia económica y la influencia política de los chinos.

Pregunta: ¿Qué política hace el nuevo liderazgo cubano? ¿Hay cambios?

Dr. Ellis: Desde la transición de Fidel y Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel ha dudado en cambiar significativamente la política cubana, incluso frente a una mayor resistencia al régimen comunista de Cuba por parte de la administración Trump. Díaz-Canel puede actuar con cautela mientras la administración Biden toma las riendas del liderazgo en Washington, deseando evitar provocar a Washington mientras espera un regreso a las políticas de participación de la era de Obama, pero tentado a poner a prueba la resolución y el nivel de distracción de la Administración Biden. Es poco probable que un presidente Biden retroceda en el reloj hasta el tipo de apertura que el presidente Barrack Obama persiguió con Cuba.

Pregunta: Si compara la política de América Latina de la administración Trump con gobiernos anteriores, ¿qué ha cambiado? ¿América Latina recibió suficiente atención de los gobiernos teniendo en cuenta el papel central de América Latina para Estados Unidos? ¿Qué cree que cambiará bajo la política de Biden para América Latina y qué le aconsejaría a la administración de Biden que cambie en la política de América Latina?

Dr. Ellis: Podría decirse que la región recibió una atención significativa por parte de la administración Trump, aunque la naturaleza y el tono de esa atención fue diferente a cualquier anterior. Si bien es difícil predecir la dirección que tomará una nueva administración de Biden frente a los desafíos reales en la región, las realidades presupuestarias y otras limitaciones, las indicaciones iniciales son que comenzará con un equipo de política exterior y seguridad nacional relativamente experimentado que comprenda la situación de América Latina. Es probable que una administración de Biden, según sus declaraciones de campaña, busque un mayor apoyo para el desarrollo de Centroamérica, una postura más complaciente en asuntos de inmigración y tal vez una mirada más crítica hacia las acciones de las fuerzas de seguridad latinoamericanas, y en materia ambiental, laboral y otros asuntos. Si bien el tiempo y los recursos de liderazgo serán escasos, es importante que la nueva Administración reconozca, como creo que ya lo hace, que no hay región del mundo a la que la prosperidad y la seguridad de Estados Unidos estén más directamente vinculadas que América Latina y el Caribe. Una combinación de respeto, una cantidad modesta de recursos y la canalización del poder de los mercados estadounidenses, los inversores y las donaciones caritativas del sector privado contribuirán en gran medida a generar buena voluntad. Es importante que la administración de Biden respete las decisiones que toman las naciones soberanas de la región con respecto a cuestiones tales como, cómo emplear sus propias fuerzas de seguridad y, de otro modo, participar en acciones siempre que sean consistentes con sus propias leyes, marcos constitucionales, compromisos internacionales y las normas de derechos humanos y otras leyes internacionales. Por otro lado, EE. UU. tiene la oportunidad de buscar asociaciones constructivas, ayudando a fortalecer las instituciones de la región para mostrar lo que la democracia y los mercados libres pueden ofrecer, para construir colectivamente una región que sea más próspera y más resiliente para enfrentar los riesgos y aprovechar las oportunidades de la interdependencia global, en beneficio de todos los que vivimos en el hemisferio que compartimos.


Acerca del autor:

El Dr. R. Evan Ellis es profesor de investigación de Estudios Latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos, Escuela de Guerra del Ejército de los Estados Unidos, con un enfoque de investigación en las relaciones de la región con China y otros actores del hemisferio no occidental. Anteriormente se desempeñó durante 1 año en el personal de planificación de políticas del Secretario de Estado Mike Pompeo. Ha presentado su trabajo en una amplia gama de foros empresariales y gubernamentales en 27 países de cuatro continentes. Ha dado testimonio sobre temas de seguridad de América Latina y el Caribe ante el Congreso de los Estados Unidos y ha discutido su trabajo con respecto a China y otros actores externos en América Latina en una amplia gama de programas de radio y televisión, incluidos CNN International, CNN En Español, The John Espectáculo de Licenciatura, Voice of America y Radio Marti. El Dr. Ellis es citado regularmente en los medios impresos tanto en los Estados Unidos como en América Latina por su trabajo en esta área, incluidos The Washington Times, Bloomberg, América Economía, DEF e InfoBAE. El Dr. Ellis ha publicado más de 270 trabajos, entre ellos China en América Latina: The What and Wherefores (2009), The Strategic Dimension of Chinese Engagement with Latin America (2013), China on the Ground in Latin America (2014) y Transnational Organized Crime en América Latina (2018). El Dr. Ellis tiene un Ph.D. en ciencias políticas con especialización en política comparada.


Oferta Formativa

Máster en Seguridad Internacional y Sanidad en Zonas Hostiles

El Máster en Seguridad Internacional y Sanidad en Zonas Hostiles, centra su enfoque principal en aquellas personas vinculadas por sus actividades de estudio y/o profesionales a las áreas de seguridad/inteligencia y sanidad/supervivencia, en el marco de situaciones y zonas de incidentes tanto a nivel nacional como internacional, especialmente considerando el carácter de “aldea global” que presenta el mundo actual.

Más información en nuestra página https://www.iniseg.es/terrorismo/masteres-oficiales/master-universitario-en-seguridad-internacional-y-sanidad-en-zonas-hostiles.html

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

4 + cinco =