Dinámica de sistemas

Perspectivas de la dinámica de sistemas sobre el futuro de América Latina

Este artículo es la traducción del artículo original, el cuál ha mantenido el sentido y enfoque del autor, Evan Ellis.


El comienzo del año es tradicionalmente el momento tanto para nuevas iniciativas como para hacer predicciones sobre el año venidero. Con ese espíritu, este artículo emplea una metodología llamada “ dinámica de sistemas ” , que utilicé ampliamente al principio de mi carrera, para examinar algunas de las preocupantes fuerzas que interactúan actualmente en América Latina y el Caribe, y lo que podría significar para el futuro de la región y Estados Unidos.

¿Qué son los Sistemas dinámicos?

Mis colegas latinoamericanos, con quienes utilicé la dinámica de sistemas durante años en seminarios y juegos de guerra, pueden sonreír con reconocimiento al leer este artículo. Empleé la metodología incansablemente con ellos, pero rara vez la he utilizado en mis escritos públicos sobre la región. La dinámica de sistemas es una herramienta poderosa para pensar en sistemas complejos e interdependientes de una manera muy diferente. De hecho, ¿cuáles son las interacciones físicas, políticas, sociales y comerciales y el intercambio de información y perspectivas entre casi 650 millones de latinoamericanos , si no un sistema complejo e interdependiente?

Los análisis cuantitativos y cualitativos tradicionales tienden a suponer relaciones simples y “lineales” entre una o más causas y efectos (por ejemplo, la pobreza y la desigualdad causan el delito ; la reducción de la pobreza y la desigualdad reducirá el delito). La dinámica del sistema se centra en cómo las cadenas de tales relaciones se desarrollan a lo largo del tiempo a través de “ciclos de retroalimentación” positivos y negativos para producir resultados a menudo inesperados. La metodología proporciona conocimientos a menudo diferentes del análisis tradicional sobre cómo dichos sistemas (por ejemplo, América Latina y el Caribe) podrían comportarse con el tiempo, así como herramientas para analizar los “centros de gravedad” y los puntos de intervención para impactar esos sistemas. También proporciona una forma visual única de comunicar esa comprensión a audiencias externas.

Este suele ser el punto en el que los ojos de mis colegas más orientados al análisis de políticas / cualitativamente se ponen vidriosos y pasan al siguiente artículo sobre lo que América Latina debería esperar de la Administración Biden … A través de un par de diagramas parecidos a espaguetis que intimidan superficialmente, este artículo intentará proporcionar una nueva forma de pensar sobre la región (y muchas otras cosas) que el lector puede encontrar útil. En mi propio caso, aunque anteriormente he evitado mencionar la metodología, en los 26 años que he trabajado con ella, la dinámica de sistemas ha tenido un impacto profundo en mi propio enfoque para comprender prácticamente todos los temas sobre los que escribo.

En su esencia, la dinámica de sistemas implica la representación y el análisis de cadenas de relaciones causales (“diagramación causal”) y la simulación de series de tiempo de los sistemas que comprenden esas relaciones. Este artículo se centra en el primero. La diagramación causal es similar a la escritura o la pintura en que los diagramas representan la perspectiva y las elecciones del autor. No hay un diagrama “completo” o “perfecto”; los buenos son creíbles y comunican conocimientos. Con ese espíritu, este artículo no busca predecir lo que “sucederá” en América Latina, sino utilizar diagramas causales para estimular el pensamiento sobre lo que “podría” suceder y por qué.

La dinámica de América Latina y el Caribe en el entorno COVID-19

La Figura 1, aunque simple, usa diagramas causales para resaltar algunas de las dinámicas socioeconómicas representadas por COVID-19 en América Latina. Una flecha azul conecta cada variable con otra afectada por ella. Un “+” significa que cuando la variable “causa” cambia, la variable “afectada” cambia en la misma dirección. Un “-” significa que un cambio en la variable “causa” cambia la variable “afectada” en la dirección opuesta. Tenga en cuenta que, siguiendo las líneas de “causalidad” en la dirección de las flechas, hay múltiples “circuitos” o “bucles” incluso dentro de este simple diagrama. Los grandes signos + y – indican si esos circuitos son “positivos” (reforzado) o “negativos” (equilibrado), como se explica más adelante.

                                                                                         Figura 1

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

14 − uno =