detectives

Detectives Privados: nuevas competencias profesionales en la era digital

El mundo digital ha llegado a todas las áreas profesionales. En el caso de los detectives privados, su “modus operandi” se ha visto beneficiada gracias a las nuevas herramientas, métodos, técnicas y gadgets tecnológicos que les permiten obtener la información y recabar prueba de forma más rápida y precisa.

Las herramientas de los detectives 2.0

En una era donde los datos y la lucha por obtener información permiten a las empresas, gobiernos e instituciones ser líderes en el mercado. La profesión de detective privado nos permite salir de dudas y recabar información.

Como ya mencionamos en algún post anterior para poder ejercer como detective privado debemos tener una habilitación que proporciona el Ministerio del Interior. Esta debe ser documentada con la “Tarjeta de Identidad Profesional”, que proporciona la Dirección General de la Policía

Ante esta profesión no debemos obviar la Ley de Seguridad Privada 5/2014, que como ya nos comentó Carolina Sanz Hernández, licenciada en Derecho y abogada en ejercicio, regula las actividades de todos los profesionales reconocidos en el ámbito de la seguridad privada.

La formación de detective en España, es la más completa de la Unión Europea. Las exigencias para ser detective privado son sensiblemente diferentes en los diversos países europeos, no hay una unificación legislativa.

En el caso de España, para obtener la licencia es necesario un título  universitario y un posgrado en investigación privada con una duración de tres años.

Gadgets digitales que van más allá de las películas de ficción

La era digital ha traído consigo grandes ventajas. Los detectives 2.0  han sustituido la máquina de escribir y las cámaras de carrete por un universo de gadgets digitales con infinitas posibilidades: mini cámaras ocultas, grabadoras de voz, localizador GPS, cámaras de vídeo del tamaño de un grano de arroz, relojes, pen drives, bolígrafos, cualquier envase u objeto del hogar puede disponer de una grabadora.

detectives privados

Incluso, no hace falta llevar consigo una gran cantidad de instrumentos de espionaje. Los teléfonos móviles ya traen consigo una estupenda cámara de alta resolución, vídeo HD, grabadora de alta calidad, geolocalizador. Lo que le convierte en una herramienta de gran utilidad a la hora de obtener pruebas en circunstancias complicadas.

Ahora sí, nunca debemos olvidar que  estas tecnologías aunque puedan aportar grandes ventajas y una información excelente, fiable y testada. No todo siempre se puede considerar como válido ni legal.

Cuando nos encontramos con peticiones relacionadas con el mundo digital y las redes sociales, nos topamos de frente con el Derecho a la Intimidad sobre el Secreto de las Comunicaciones, la cual protege comunicaciones a través de determinados medios o canales cerrados. Como por ejemplo, espiar conversaciones privadas de WhatsApp.

Uso de Internet y redes sociales en investigaciones privadas

La presencia e interacciones de los individuos en las redes sociales, se ha convertido en un área más de búsqueda en el trabajo cotidiano de la investigación privada.

Sin embargo, no siempre es una tarea fácil encontrar un perfil a través de una red social, ya que en la mayoría de las ocasiones la persona no se identifica con nombre autentico sino por pseudónimos.

En la actualidad, la investigación en redes sociales o en bases de datos en Internet son poderosas herramientas que contribuyen con el trabajo cotidiano de un investigador privado, ahorrándole tiempo.

Una vez que se da con el perfil de la víctima o alguien de su alrededor es muy fácil conocer sus actividades cotidianas,  aficiones, sitios frecuentados, viajes,  historial de empleo, su relación con otros individuos o con quien suele ir acompañado. Mediante la localización GPS del móvil también se puede saber dónde está una persona en tiempo real, dónde va, sus horarios, cuando suele de casa o a la hora que se va a dormir… Somos permanentemente visibles a través de cada conexión a Internet. 

Pese a que  las investigaciones online y en redes sociales son inevitables, se deben buscar pistas que van más allá. Es decir, un investigador profesional deberá valorar, contrastar y jerarquizar la información encontrada en Internet con otras técnicas más tradicionales: siguiendo a la persona, haciendo un dossier con fotografías, vídeos y documentos, y no sólo con capturas de pantalla.

Las razones más comunes que se utilizan para las investigaciones privadas en redes sociales pueden ser por acoso o bullying, identificación de perfiles fraudulentos, investigaciones de tráfico de material ilegal,  robos de propiedad intelectual, búsqueda de personas desaparecidas, etc.

Una de las figuras más demandas es: perito Judicial Informático, un profesional especializado en materia de las nuevas tecnológicas, que suministra información a profesionales, empresas y a los tribunales de justicia sobre los puntos cuestionables que son materia de dictamen.

Para terminar, podemos concluir diciendo que  cuando llega un nuevo caso, lo más normal es googlear, introducir el nombre en el buscador y se comienza a investigar. Pero no debemos olvidar,  el trabajo meticuloso y riguroso fuera de las plataformas virtuales.


Fuentes:

https://www.xataka.com/seguridad/como-ha-cambiado-el-trabajo-de-los-detectives-privados-en-la-era-digital

https://monopol.es/el-trabajo-de-un-detective-privado-y-las-redes-sociales/

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

cuatro × cinco =